Abandonaron una avioneta paraguaya y sospechan que llevaba droga

El hecho ocurrió cerca de Los Cardos, en el centro-oeste de la provincia de Santa Fe. Lugareños dieron aviso a la policía y deslizaron que vieron autos “extraños” en la zona luego del accidentado aterrizaje

Un hecho ocurrido en el centro-oeste de la provincia de Santa Fe es investigado por la Policía, como un episodio posiblemente vinculado al narcotráfico. Una avioneta de matrícula paraguaya tuvo un aterrizaje accidentado en una zona rural y fue abandonada por sus ocupantes, que dejaron bidones con combustible alrededor de la aeronave. Los lugareños aseguran que vieron varios autos “extraños” cerca del lugar del accidente.

Este martes al mediodía entró un llamado a la Unidad Regional XVIII de Sastre, localidad ubicada en el departamento San Martín, informando que había bajado una avioneta en un camino rural.

Aparentemente, la punta de un ala chocó un poste y el pequeño avión, un Cessna 210, hizo un giro brusco y luego de tocar tierra terminó sobre la banquina, con la trompa sobre una zanja.

Cuando llegaron los uniformados, los ocupantes de la avioneta ya no estaban. Según versiones informales, habrían bajado con bolsos y subieron a vehículos que los esperaban.

Se pudo constatar que fue un vuelo por fuera de los controles aéreos, que enciende la alarma por ser una modalidad conocida en el norte del país para el tráfico de drogas.

El lugar exacto es un camino rural de Los Cardos, que es una comuna del departamento San Martín, en el centro-oeste de la provincia de Santa Fe, a 239 kilómetros de la capital provincial.

Se valló el lugar y convocaron a la Policía de Investigaciones, a la DGPCA (ex Drogas Peligrosas) e informaron a una Fiscalía en turno. Otro dato llamativo es que alrededor de la nave encontraron siete bidones de 20 litros de nafta y una bomba para alimentar el motor. La matrícula de la avioneta es ZP BAF, que corresponde a Paraguay.

Coordenadas escritas en un papel

La investigación recién comienza, advirtió el fiscal Carlos Zopegni. El funcionario judicial señaló que en la aeronave no se hallaron elementos que la relacionen al tráfico de drogas aunque ésta era la principal sospecha. En el habitáculo hallaron coordenadas escritas en un papel. Además, determinaron que no era la primera vez que entraba en cielo argentino.

“En la avioneta no encontramos nada que la vincule con algún delito”, dijo Zopegni. El fiscal tomó la investigación en la que también trabaja la policía científica quien halló unas coordenadas escritas en papel.

Zopegni señaló que el dispositivo tecnológico que registra el plan de vuelo faltaba. Por otro lado, descubrieron que la misma aeronave, Cessna 2010 patentada en Paraguay como ZP BAF había sido detectada en agosto del año pasado sobre Resistencia (Chaco) y obligada a regresar a Paraguay, escoltada, de hecho, hasta la frontera por la fuerza aérea argentina.

Aunque dentro del habitáculo no hallaron evidencias de tráfico de drogas, Zopegni anticipó más pericias para confirmarlo o descartarlo. Todo indica que fue usada para ese fin: la ausencia de tripulantes –que buscaban en los centros de salud de la región por si alguno se hirió durante el aterrizaje– y los siete bidones de 20 litros de nafta que hacen supone que estaban pensados para tener autoabstecimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *