Ante la crisis, solidaridad: Abren más heladeras y cajones solidarios en la provincia

La tercer heladera social comenzó a funcionar esta semana en la ciudad de Santa Fe y otra en Villa Gobernador Gálvez, mientras que en Rosario una verdulería implementó un cajón social, mediante el cual ofrece alimentos a quienes más lo necesitan.

Durante estos días, comenzó a funcionar la tercera heladera social en la Ciudad de Santa Fe. La misma quedó inaugurada ayer en la Parroquia San Antonio De Padua. El objetivo es guardar la comida que no se consumió para que quienes no tienen puedan llevarse una porción de manera gratuita.

La iniciativa, que tuvo su origen en Tucumán se replicó en otras provincias y en Santa Fe, en marzo se habilitó una en la Parroquia Nuestra Señora del Luján (Aristóbulo del Valle al 6000) y en abril se abrió la segunda, en la Catedral Metropolitana (General López 2672).

Ahora comenzó a funcionar una nueva heladera social en la Parroquia San Antonio De Padua, en J. J. Paso 3349. El horario de atención será de 18 a 20, donde se recibirán alimentos cocinados y acondicionados en bandejitas descartables con fecha de elaboración. Todos los días de 18 a 20 (incluyendo fin de semanas y feriados).

Padre Carlos Scatiza, declaró “la idea surgió de la gente, de la comunidad”, la heladera fue donada por un vecino de Santo Tomé y hay unos 70 voluntarios que trabajan en el proyecto.

Supermercado solidario

En Villa Gobernador Gálvez, un supermercado colocó una heladera social. Un pastor evángelico de esa ciudad acordó con los dueños la instalación del electrodoméstico.

“Siempre hay gente que pide o saca cosas de la basura; entonces pensamos en poner esta heladera”, contó Cristian Mendoza, ideólogo y coordinador de la colecta, dentro del propio local.

“Se aceptan todo tipo de donaciones. Retirar sólo lo que necesite, libremente”, dice un cartel en la puerta de la heladera social, donde muchos dejan alimentos –algunos clientes compran algo de más para aportar– y tantos otros aprovechan el gesto solidario.

Cajón social

Una verdulería rosarina habilitó un “cajón solidario” para que la gente deje alimentos o cualquier cosa que le pueda ser útil a otra persona. Los dueños del local, ubicado en Balcarce y Güemes, macrocentro de la ciudad, decidieron “dejar de quejarse y comenzar a hacer algo“.

El éxito fue tal que muchos clientes o vecinos decidieron empezar a dejar, por ejemplo, ropa que dejaron de usar pero que aún puede ser de utilidad para personas que están en situación de calle o, al menos, en un difícil momento económico.

“Si puede colaborar, colabore. Si necesita, lleve. Entre todos podemos hacer la diferencia. Gracias”, dice un letrero en el cajón, donde los propietarios del comercio comenzaron dejando mercadería “que no está lo suficientemente fea como para tirarla”. Y contagiaron a muchos.

“Al principio, la separábamos y la poníamos al costado del bolquete de la basura, pero nos pareció que era mucho más digno hacer un cajón para que nadie tenga que revolver de la basura”, contó Raquel, dueña de la verdulería, a los medios rosarinos.

 

Fuente: Agenciafe – Rosario 3

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *