Ar-Zinc ratificó el cierre, pese a las diversas ofertas para la reapertura

El Gobierno de Santa Fe puso Repros y subsidios a disposición de la firma, que ya dio por concluido el procedimiento preventivo de crisis.

La empresa Ar-Zinc reiteró su postura de no reactivar la planta de fabricación de lingotes de zinc y ácido sulfúrico. Lo hizo a través de un comunicado, en el que informó que “el 4 de marzo se dieron por concluidas las actuaciones del procedimiento preventivo de crisis ante el Ministerio de Trabajo de la Nación. La empresa comunicó a la autoridad laboral la suscripción de 243 acuerdos de retiros voluntarios (88 por ciento del personal)” y “ejecutará el plan de cierre ambiental de acuerdo con la legislación argentina vigente”.

Pese a ello, los municipios de la región, la provincia y gremios aúnan esfuerzos e insisten en la reapertura y recuperación de las fuentes laborales y es probable que, de no haber novedades en los próximos días, la CGT-San Lorenzo convoque a un nuevo paro general en el cordón industrial, esta vez por 48 horas.

Ayer estuvo presente en la ciudad de Beltrán el titular del Ministerio de Trabajo provincial, Julio Genesini, quien ratificó la intención de “hacer todos los esfuerzos bajo el compromiso de todos los actores: representantes de la provincia, municipio, legisladores, CGT y Sindicato de Químicos, para tomar caminos de acción para que la empresa continúe trabajando”. En ese sentido, mencionó que en la última reunión con la patronal, celebrada la semana pasada en la cartera laboral nacional, se volvió a poner a disposición de la empresa “una serie de instrumentos para poder seguir, en caso que así lo decidiera, pero hasta ahora no ha variado con su postura de discontinuar con la explotación de Ar-Zinc”, reconoció el funcionario.

“Sabemos que Ar-Zinc estaba tramitando un proceso preventivo de crisis y de golpe empezó a tramitar los retiros voluntarios. Al principio trabajaban pensando en la continuidad y cambiaron de golpe. Nos plantearon que tenían la intención de no seguir, pero diciendo que iban a evaluar propuestas de futuras inversiones”.

Genesini instó a “trabajar en conjunto para ir generando conciencia y volviendo a poner a disposición de la empresa todos los mecanismos a nuestro alcance, pese a que hasta ahora nos encontramos con que cada vez que se plantean alternativas, insiste con su posición: argumenta que no es rentable y que no se va a ir (de la ciudad), pero que pensarán otras posibilidades una vez concluido este período”.

 

La química Ar-Zinc del grupo empresario Glencore, donde trabajaban 400 empleados, cerró sus puertas en noviembre pasado cuando se averió un horno fundamental para la producción y cuya reparación era muy onerosa, según aduce la patronal. La planta ubicada sobre la ruta 11 es una de las tres en su tipo, junto a otras dos en Brasil y España.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *