Aranguren desmintió que “el GNC tiene que valer lo mismo que la nafta súper”

Estacioneros habían asegurado que el ministro de Energía había dicho eso en un evento reciente. Sin embargo, el Ministro de Energía de la Nación negó la situación

El Ministerio de Energía ratificó la continuidad de la política de reducción gradual de los subsidios a toda la oferta de gas, lo que incluye al sector del Gas Natural Comprimido (GNC).  Aseguran que el GNC atraviesa “una situación de transición” que llevará a los actores del segmento a “encontrar su participación de equilibrio en la oferta energética local”.

Así lo planteó la cartera energética en un comunicado difundido este jueves, en el que aseveró que “el ministro Juan José Aranguren nunca expresó ni cree que el GNC tiene que valer lo mismo que la nafta súper“, tal como refirieron a comienzos de semana la Cámara de Empresarios de Combustibles de Córdoba (CECC) al alertar sobre lo que denominaron como “el fin del GNC en la Argentina”.

Tras resaltar que el país “es uno de los líderes mundiales en el sector y ha sido exportador de tecnología y modelo de desarrollo” de GNC, el Ministerio planteó que “la situación actual del mercado de gas natural es muy diferente a la que existía al inicio del uso del GNC como combustible automotor”. “En aquel momento el gas natural era abundante, barato y se exportaba. Hoy es escaso, caro y se importa (hasta el 30% de la demanda en los días de invierno). Situación que nos proponemos revertir”, enfatizó el escrito que surge en respuesta a la preocupación expresada por las entidades que representan a la cadena industrial del GNC.

En ese sentido, el Ministerio refrendó que la política de “reducir gradualmente los subsidios a toda la oferta para permitir que los distintos sectores compitan libremente y manteniendo la protección a los más vulnerables a partir de la implementación de la Tarifa Social Federal”. Así, “el menor precio relativo del GNC es, en parte, pagado por todos los argentinos, inclusive por aquellos que no lo consumen ni utilizan sus servicios asociados”, planteó el comunicado al reiterar un concepto largamente expresado por el ministro Aranguren.

“Entendemos que el sector del gas natural comprimido atraviesa una situación de transición como el resto de los sectores vinculados a la energía, que en la última década estuvo fuertemente subsidiada en nuestro país”; consideró el comunicado. No obstante, la cartera energética expresó su confianza en que “el GNC encontrará su participación de equilibrio en la oferta energética local y generaremos las condiciones para el desarrollo sostenible del sector vinculado al GNC en nuestro país”.

El comunicado también aclaró las expresiones del secretario de la cámara empresaria del sector Raúl Castellanos, quien refirió un encuentro en el que -aseguró el directivo- el ministro Aranguren dijo que “el costo del gas para GNC tendrá un valor similar al de la nafta súper”, y que “no tenía ningún sentido invertir para vender el gas natural en los automóviles, dado que debe priorizarse a otros usuarios”.

En respuesta, la cartera aseveró que “el ministro nunca expresó ni cree que el GNC tiene que valer lo mismo que la nafta súper”. “Sí dijo que el precio de los combustibles sustitutos deben tener en cuenta el costo diferencial de producción (determinado por el precio diferencial de los insumos), el costo diferencial de elaboración y transporte, el diferencial de consumo específico de los mismos por su poder calorífico, el mayor o menor impacto ambiental y el nivel de carga impositiva de los distintos combustibles”, aseveró el texto. Castellanos expresó la “preocupación entre los expendedores de combustibles por el futuro del GNC” ya que en el país hay 1.750.000 vehículos propulsados a gas y unas 2.000 estaciones de servicio que lo venden, empresas con inversiones de varios miles de millones de dólares del sector privado. Agregó Castellano que se observa en los últimos meses una caída de cierta importancia en las ventas de este combustible y disminución de más del 50% en las conversiones de vehículos, motivadas por la reducción de la diferencia de precios entre el GNC y las naftas.

Fuente: Diario Uno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *