Casos de corrupción: “Parece una joda porque a quien investiga le encuentran algo”

Este martes, un inusitado episodio ocupó las tapas de todos los diarios del país y del mundo: José López, funcionario del gobierno de Cristina Kirchner, fue detenido en un monastario mientras trataba de enterrar más de ocho millones de dólares.  El escándalo aún sacude a la política nacional.

Ante la magnitud del hecho, consultamos a los esperancinos sobre el caso. Impotencia y descreimiento algunas de las sensaciones de la calle: “No es ninguna novedad, es cosa de diarios que informa el periodismo y los políticos lo tendrán que arreglar. Lo que tienen que hacer es meterlos presos, sacarles todo el dinero y dárselos a los pobres porque hay mucha gente pasando hambre”, aseguró una vecina.

Otra mujer que transitaba por el centro de la ciudad señaló que “lamentablemente estamos acostumbrados a la corrupción, genera mucho descreimiento. Ese dinero hay que devolverlo al pueblo, al laburante”.

Por otro lado, alguien más aseguró que situaciones como estás sólo generan “impotencia, no se puede creer que este pasando esto en la Argentina”.

“Uno vive una realidad compleja día a día y ver estas cosas la verdad que provoca mucho asombro; yo creo que hay mucha gente que obra con buena fe, es un puesto complicado ser político, se manejan muchas cosas. Todo lo que se hace nace del corazón, hay que ver cómo está el corazón de esa persona”, remarcó un vecino frente a la Municipalidad de Esperanza.

Finalmente, un hombre lamentó que “ya estamos un poquito acostumbrados, ya parece una joda porque a quien investigan le encuentran algo, ya es una cadena. Ahora que está el caso de López lo de Lázaro Baez ya queda de lado”. Consultado sobre qué habría que hacer con el dinero que se le secuestró al ex funcionario, dijo que debería ser “para ayudar a la gente pobre, construir escuelas o cosas así. Va a ser difícil recuperar todo el dinero que hay”, concluyó.

La causa López

Minutos antes de tener que enfrentar al juez Daniel Rafecas, José López, el ex secretario de Obras Públicas, estuvo en los tribunales de Comodoro Py con evidentes signos de nerviosismo. Capturado hace dos días cuando intentaba ocultar casi 9 millones de dólares, López fue llevado para declarar en una causa por enriquecimiento ilícito.

López fue alojado cerca de las 8 en los calabozos de la planta baja de los tribunales. Allí comenzó a gritar y se negó a que le pusieron el casco de seguridad con el que fue trasladado. Anoche, incluso, López pidió cocaína a los guardias que los custodiaban en la DDI de Moreno, donde estuvo detenido las últimas dos noches.

Antes de tomarle declaración, Rafecas ordenó que se le haga a López una evaluación médica. Ayer, una serie de análisis clínicos y psiquiátricos que le practicó un equipo de médicos del hospital de General Rodríguez determinó que López no tenía ningún problema psicológico que le impidiera razonar y prestar declaración.

Rafecas tiene una causa abierta contra López por su crecimiento patrimonial desde que asumió, en 2003, hasta que dejó su cargo, en 2015. En sus últimas declaraciones López dijo no tener un dólar y cuando lo detuvieron tenía en sus manos casi nueve millones. Ayer, el magistrado ordenó congelar sus cuentas y las de sus familiares y allanó ocho propiedades en Santa Cruz, Tucumán, Tigre y en la Capital.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *