Científicos argentinos mejoran la bomba de insulina para diabéticos

Científicos de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) perfeccionaron el mecanismo interno que regula la administración de las dosis en las bombas de insulina que utilizan los pacientes con diabetes. Lo hicieron a partir del desarrollo de un nuevo algoritmo o cálculo matemático que permite determinar la dosis a suministrar, según la evolución de la insulina residual en el paciente.

El beneficio del descubrimiento radica en que hasta ahora “la insulina residual no era un dato tenido en cuenta” y esto promete “mejorar la calidad de vida en las personas que tienen esa enfermedad“, aseguró la UNLP en un comunicado oficial.

El nuevo método, que es un programa de computadora para la dosificación de insulina, fue desarrollado íntegramente por el equipo de investigadores Instituto de Electrónica, Control y Procesamiento de Señales (LEICI), de la Facultad de Ingeniería y el Conicet, con investigadores de la Universidad de Girona de España.

Dada la importancia del descubrimiento, la casa de estudios platense ya inició el proceso de patentamiento tanto en nuestro país como en Europa.

El profesional médico carga en la bomba un conjunto reducido de datos del paciente obtenidos de su evaluación clínica para que luego, mediante cálculos internos, la bomba determine la dosis de insulina adecuada en cada instante de tiempo.

El nuevo mecanismo y programa de computación para la dosificación de insulina, desarrollado por el equipo de investigadores que dirigen Fabricio Garelli y Hernán De Battista, evita la sub- o sobre-dosificación en que incurren las bombas actuales cuando se suceden varios bolos de insulina en el lapso de pocas horas y de esta manera se reducen los eventos de hiperglucemia o hipoglucemia causados por dosis incorrectas de insulina.

De Battista explicó que “la aplicación de esta tecnología se ha extendido al control automático de la glucemia que incorpora, además de la bomba, un monitor continuo de glucosa cuya lectura es continuamente comunicada a la bomba para, mediante un algoritmo, corregir automáticamente la inyección de insulina”.

El investigador Fabricio Garelli destacó que la nueva tecnología “está en condiciones de ser incorporada a las bombas actuales más modernas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *