Se realizará un control larvario de mosquitos en Esperanza

Ante la llegada de la temporada estival y el incremento de las lluvias, el área de Zoonosis y vectores capacitó al personal que dedicará a realizar el control larvario casa por casa en nuestra ciudad. Piden la colaboración de los vecinos.

“Es una capacitación y una salida al terreno que hacemos en forma interdisciplinaria. Es muy interesante haber podido sumar tantas fuerzas activas para trabajar en lo que es la identificación larvaria. Es decir, medir los índices de larvas de mosquitos que transmiten el dengue, zika y chikungunya”, explicó Mariana Maglianese, a cargo de la capacitación.

Según explicó la especialista, este índice larvario brinda un indicio de lo que puede suceder con el mosquito durante el resto de la temporada. Explicó que se trabaja “en forma mancomunada para tener recursos humanos preparados”, ya que “el trabajo es muy arduo porque requiere estar en terreno, de a dos personas, haciendo el llenado de planillas y tomando muestras de las lavas”.

Esa información permitirá “medir qué densidad larvaria está presente en este momento en Esperanza e identificar las zonas donde es encuentra más casas positivas para que el Municipio pueda actuar en consecuencia”.

Sólo en viviendas particulares

La especialista también explicó que esta tarea sólo se llevará adelante en domicilios particulares, por lo que necesitarán la colaboración de los vecinos para acceder a los patios. “Esto no abarca a edificios ni lugares públicos, porque por excelencia se trata de medir lo que pasa en las casas. Se entra a los patios, no dentro de las habitaciones. La idea es hacer un muestreo en los lugares donde podamos tener recipientes con agua”.

“En esos cacharritos con agua vamos a ver si encontramos larvas y en qué densidad”, explicó.

En cuanto a los tiempos, Maglianese explicó que sólo tomarán tres días: “Este trabajo requiere tres jornadas de trabajo, a la mañana y a la tarde. Es muy arduo porque hay que entrar a cada una de las viviendas de las manzanas sorteadas y son alrededor de 380 y 420 viviendas”.

Esperamos que la gente abra sus puertas porque es una manera de ayudar y colaborar con esta medición y de ahí en más saber qué medidas tomar”.

“Esto es como una fotografía que me permite ver la situación actual, que no se modifica en un par de semanas pero después son cambiantes; sea por las lluvias intermitentes o por el calor. El calor sola diseca las larvas, pero las dos cosas combinadas son explosivas para el aumento en la densidad de mosquitos”, recalcó.

En esta ardua tarea trabajará personal de la Facultad de Ciencias Veterinarias, del Municipio, Bomberos y Cruz Roja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *