Convento San Francisco: La provincia no giró los fondos y se agravan los problemas

El dinero fue destinado por ley en noviembre. A fin de mes, llegarían arquitectos de la Comisión Nacional de Monumentos, Lugares y Bienes Históricos para evaluar el estado del complejo franciscano.

El 2016 era un año de buenas perspectivas para la orden franciscana de la ciudad y en la provincia. Es que en noviembre de 2015 fue promulgada la ley que le otorgaba fondos para el mantenimiento a los dos conventos: el de San Francisco y el de San Carlos, en la ciudad de San Lorenzo. Pero hasta el momento, seis meses después, la provincia no giró los fondos y los problemas, tanto en el museo como en la iglesia, subsisten. Y también aparecen nuevos.

“Hasta ahora no nos han dado el dinero, se está demorando por una cuestión de papeles. Creo que con todo lo que hemos firmado por estos días, a fin de mes nos lo depositarían”, señaló el fraile Jorge Stipech, quien está a cargo

La ley Nº 13.489, una iniciativa de los senadores Hugo Marcucci y Armando Traferri, determinó que a partir del 2016 ambos conventos, reciban 150 mil pesos mensuales para el mantenimiento. La suma representa el 0,035% de los fondos de financiamiento educativo que la Nación envía a la provincia de Santa Fe.

La ley respondió a la delicada situación edilicia y financiera que viene atravesando la orden desde hace tiempo. Los franciscanos no cuentan con los fondos para hacer frente a los gastos diarios, como tampoco para los arreglos estructurales del complejo, que fue declarado Monumento Histórico Nacional, que a esta altura resultan apremiantes. Uno de los factores que habría podido demorar el giro de los fondos destinados por ley, sería el cambio de gestión a nivel provincial.

Los inconvenientes

Tanto la iglesia como el museo presentan filtraciones en los techos y humedades en las paredes. Es por eso que los franciscanos se vieron obligados a descolgar elementos de la muestra, por el riesgo a que se arruinen. En el caso particular de la iglesia, registra problemas de humedad en el cobertizo de madera, que comenzó a dañarse. Una situación que preocupa sobremanera a los franciscanos ya que es una pieza única, tallada a mano.

Por otro lado, durante los últimos temporales, el sistema eléctrico de la iglesia también sufrió daños. “Hace dos meses casi se prende fuego la iglesia. Empezó a filtrar agua por el techo, tocó los cables e hizo un cortocircuito. Esa instalación eléctrica es del año ’39, con cables de tela. Si bien se arregló provisoriamente para no estar a oscuras, es necesario hacer una intervención profunda. Tengo terror de que esa obra maravillosa se pierda, no puedo ni pensar en la posibilidad”, explicó Stipech y agregó que “estaría el compromiso de la provincia de otorgar algún subsidio para atender esos problemas”.

En tanto, el costo de los arreglos del museo habían sido estimados en 4 millones de pesos; una cifra que ya quedó desactualizada. “Se hicieron parches pero nada más. Desde la Comisión Nacional de Monumentos Históricos me avisaron que a fin de este mes vienen ingenieros y arquitectos para evaluar el estado del lugar y el presupuesto para arreglar el complejo en general. Estamos esperanzados”, cerró Stipech.

Fuente: Agenciafe – El Litoral

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *