Cuatro de cada diez que comen en la escuela, están mal nutridos

Cuatro de cada diez que comen en la escuela, están mal nutridos. Casi el 44 por ciento de los niños y adolescentes que asisten a merenderos, comedores, clubes o espacios comunitarios barriales de la provincia están mal nutridos, según un relevamiento realizado por la organización Barrios de Pie y el Instituto de Investigación Social, Económica y Política Ciudadana (ISEPCI).

Los niños de la primera infancia (de 2 a 6 años) son los más afectados por “la preeminencia de los indicadores por exceso” como el sobrepeso, la obesidad o el bajo peso.

El informe, denominado “Indicador barrial de situación nutricional”, describe la situación nutricional de 2.543 niños y adolescentes, de 0 a 19 años, que se encuentran en situación de alta vulnerabilidad socio-sanitaria, cuyos padres en su mayoría son titulares de programas sociales con transferencia de ingresos. Y fue concluido a pocos días de que el candidato a vicepresidente del frente Juntos por el Cambio, Miguel Pichetto, relativizara la incidencia del hambre en la sociedad argentina.

“La mal nutrición se incrementó en relación al último semestre, del 41,88% al 43,99% en el grupo de niños de 2 a 19 años. Sobre un total de 2.278 niños y adolescentes, sin discriminar grupo etario, el 43,99%, se encuentran en alguna de las variantes de mal nutrición, destacando la preeminencia de los indicadores por exceso, sobrepeso 21,20% y obesidad 21,16% que superan significativamente al indicador por déficit alimentario, ya que en bajo peso encontramos 37 n/a un 1,62%”, señalaron desde el ISEPCI y Barrios de Pie.

Al analizar los grupos etarios se encontró un incremento de la mal nutrición en la primera infancia, (2 a 6 años) donde del 41,18% se pasó al 44,46% de las personas relevadas. También, esta situación se presenta en los adolescentes de 10 a 19 años, registrándose un aumento similar del 41,13% al 43,57%.

En tanto, en el grupo de lactantes (de 0 a 2 años) se hallaron indicadores antropométricos que dan cuenta que también estarían recibiendo una alimentación inadecuada, ya que del 28,15 % registrado en 2018, hoy se eleva al 31,89%.

“La detección precoz de malnutrición enciende alertas”, afirmaron los autores del informe y explicaron: “Las causas, en la mayoría de los casos, son factores modificables durante el embarazo (bajo o alto peso del niño al nacer, ganancia de peso excesiva de la madre, diabetes durante el embarazo), complementación de la lactancia materna con otras leches de manera temprana. Esto evidencia un grave déficit en el acceso al sistema sanitario de las madres durante el embarazo y los primeros meses de vida de los lactantes”.

Según el equipo que llevó a cabo el relevamiento en espacios sociales ubicados en 42 barrios de las ciudades de Rosario, Santa Fe, Gobernador Gálvez y San Justo, “el presente de estos niños está comprometido por una alimentación inadecuada para su edad, lo cual de no modificarse, abre las puertas a enfermedades tanto en lo inmediato como en la edad adulta”.

Fuente: Rosario Plus

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *