Detuvieron a cinco policías por golpear a un supuesto delincuente

Detuvieron a cinco policías por golpear a un supuesto delincuente. Serán imputados por la detención ilegal y golpes propinados al supuesto delincuente y porque finalmente falsearon el acta para ocultar los excesos cometidos.

Cinco policías fueron detenidos este jueves en horas de la noche, acusados de haber privado de la libertad a un supuesto ladrón de motos de Recreo, y luego fraguado el acta de procedimiento. Además, según consta en la investigación, habrían golpeado en al menos en dos oportunidades al acusado. La orden de detención la libró la fiscal en turno, María Laura Urquiza, al advertir que el contenido de las actas del sumario prevencional, no se condecía con los dichos de testigos, lo cual fue corroborado por los registros de GPS de las unidades policiales, que dan cuenta de un inusual derrotero para poder dar con la moto buscada.

La causa se inició el 1° de enero cuando un vecino de Recreo llamó al Servicio de Emergencias 911 para denunciar que le habían sustraído la moto entre las 21:30 y las 22:00, cuando la dejó estacionada en la vereda y se bajó para visitar a un amigo.

Datos falsos

Al lugar llegaron tres patrulleros del Comando Radioléctrico de dicha jurisdicción, cuyo personal, tras realizar algunas preguntas obtuvo el nombre de un joven de Recreo Sur, que supuestamente había sido visto al mando de la moto robada. Con los datos aportados, dos de los tres patrulleros se dirigieron a la casa del sospechoso, al cual habrían detenido cuando intentó escapar tras escuchar la voz de alto, según consta en el sumario prevencional. Sin embargo, los padres del muchacho sostuvieron que los policías tocaron el timbre alrededor de las 00:20, preguntaron por Ayrton C. y permitieron realizar una requisa al inmueble para ver si estaba el vehículo buscado. También relataron que el muchacho fue esposado y trasladado en el patrullero, supuestamente a la comisaría.

Pero, tal y como pudo develar la fiscal Urquiza, varios de los datos insertados en el documento sumario resultaron falsos a la luz de las declaraciones de los testigos y del cotejo con el GPS de las unidades policiales.

Según se pudo conocer, el muchacho fue esposado y sacado “a pasear” por barrios muy complicados de Santa Fe para recuperar la moto. En vez de ser llevado a la comisaría para su identificación y registro de huellas, los uniformados lo llevaron hasta el barrio La Ranita, de Santa Fe, para que les “marcara” la casa donde supuestamente había vendido la moto.

“¡Este botón los vendió!”

Golpearon insistentemente a la puerta de calle sin respuesta, hasta que en un momento se acercaron al lugar un grupo de muchachos. Uno de los uniformados les espetó: “¡Este botón los vendió, devuelvan la moto!”.

Respecto de la versión que desacredita el accionar policial, surge un elemento contundente: el GPS del móvil coincide con la versión del muchacho detenido. Tal es así que el joven relató que cuando regresaban a Recreo los policías detuvieron la marcha en el acceso de circunvalación Oeste y la avenida Teniente Loza, donde le propinaron una fuerte golpiza. Allí, el GPS marca que el patrullero estuvo detenido durante 8 minutos, que para el esposado resultaron interminables.

Además de los cuatro miembros del comando acusados -3 hombres y 1 mujer-, hubo una quinta detenida, personal de guardia de la Comisaría, acusada por severidades, ya que en medio de la golpiza en sede policial sugirió que “lo tiraran en la circunvalación”.

Del informe prontuarial surge que Ayrton C. de 20 años, no cuenta con antecedentes penales, por lo que en este caso se abrió una investigación por el delito de hurto y si bien no se descarta su relación con el hecho, recuperó la libertad horas más tarde.

Por el caso, la fiscal llevará este sábado a los cinco policías a audiencia imputativas. Los cuatro del comando podrían ser acusados por los delitos de “privación ilegítima de la libertad, severidades agravadas y falsificación ideológica de documento público”; en tanto la quinta uniformada sólo le cabría la figura de severidades calificadas.

Fuente: El Litoral

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *