El dólar volvió a dispararse y marcó un nuevo récord de $ 40,5

El dólar volvió a dispararse y marcó un nuevo récord de $ 40,5. A la demanda sostenida de los últimos meses se sumó la presión del real brasileño y la declaración de un funcionario de los Estados Unidos.

El dólar volvió a dispararse ayer y marcó un nuevo récord de $ 40,5 en Rosario, en una rueda en la que ya no sólo pesa la persistente demanda de divisas para dolarizar carteras sino la devaluación del real y los rumores sobre una negociación con Estados Unidos para instrumentar un régimen de convertibilidad o dolarización.

Se trata de la cuarta suba consecutiva del billete y los operadores de la city porteña indicaron que en el mercado se percibió un clima de incertidumbre por los rumores de una posible dolarización de la economía argentina, que luego fueron desmentidos por un vocero anónimo del Ministerio de Hacienda.

Puntualizaron que la fuerte corriente compradora se dio en un contexto de limitada oferta privada que el Banco Central decidió no equilibrar.

La región no ayuda. El real brasileño cerró en un mínimo histórico de 4,197 unidades por dólar, con una caída de 1,12 por ciento respecto del miércoles.

También incentivó la suba el resultado de la licitación de Letes realizada el miércoles, en la que Hacienda renovó parcialmente un vencimento, pagando tasas muy altas, del 7 por ciento. Por si esto fuera poco, se viene otro vencimiento de Lebac.

La máquina de endeudar no se para. El gobierno oficializó ayer una autorización para la emisión de deuda pública por hasta 60.000 millones de pesos y 1.100 millones de dólares.

En el mercado de acciones, el índice Merval de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires cerró ayer con una ganancia del 1,18 por ciento, mientras los bonos registraron subas promedio del 0,5 por ciento y el riesgo país bajó a 699 puntos.

Pese a ello, la agencia de calificación estadounidense Fitch Ratings proyectó una caída del 2,5 por ciento para la economía de la Argentina en 2018, con una inflación que superará el 40 por ciento anual en diciembre.

“La confianza de los inversores en relación con la deuda de Argentina se ha deteriorado desde junio, cuando el crédito del FMI se puso en marcha, esto sugiere que el préstamo no ha logrado estabilizar los mercados ni catalizar los fondos privados, como era su intención”, dijo la agencia.

Fuente: La Capital

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *