Dos argentinas fueron de vacaciones a Ecuador y las asesinaron

Eduardo Gallardo Rodas, el fiscal que investiga el asesinato de las argentinas Marina Menegazzo y María José Coni en Montañita, Ecuador, contó detalles de cómo habrían sido los hechos que culminaron con el crimen. La versión surge de la confesión de uno de los sospechosos que fueron detenidos durante la madrugada.

Marina Menegazzo y María José Coni, de 22 y 21 años respectivamente, eran mendocinas y estaban de vacaciones en Ecuador. Su plan era visitar distintos puntos de la región: el próximo destino de las jóvenes era Guayaquil, ciudad que utilizarían para abordar un avión para viajar a Chile y finalmente volver a Mendoza.
Las chicas viajaron el 10 de enero con otras dos amigas. Estuvieron en Perú y en Ecuador, hasta que el 13 de febrero se separaron. Marina y María José siguieron rumbo a Montañita y el 22 de febrero se comunicaron por última vez con sus familiares, y lamentablemente, sus cuerpos fueron encontrados en las últimas horas, al tiempo que se detuvo a dos ecuatorianos sospechosos del crimen.

Según el relato de uno de los detenidos, las jóvenes argentinas le habrían manifestado a su amigo, el otro involucrado en los hechos, que no tenían dinero para hospedarse. Los ecuatorianos imputados por el crimen las invitaron a su casa y allí se habría desatado la tragedia.

“El sospechoso manifestó que se fue con una de las señoritas a un dormitorio. La muchacha se molestó y lo empujó y él, que estaba en estado etílico, se enojó, tomó un palo y le propinó un golpe en la cabeza“, relató el fiscal Gallardo Rodas. Tal fue la magnitud del golpe, que la mujer argentina habría perdido la vida en el acto.

“El sospechoso relató que después se dirigió al otro dormitorio, donde estaba su amigo con la otra muchacha y vio que había mucha sangre. Aparentemente la otra joven tenía una puñalada, pero todavía estaba con vida“, continuó el fiscal.

El ecuatoriano que confesó el crimen declaró ante la Policía que luego del violento desenlace su amigo se escapó y fue él, al quedar solo, quien decidió “embalar” los cuerpos y arrojarlos en una playa cercana, donde finalmente fueron encontrados.

Los dos hombres detenidos tienen más de 30 años, y aunque se difundieron sus fotos no se dio a conocer sus identidades. Enfrentan penas de 22 a 26 años de prisión; sin embargo, tal como sucede en la Argentina, la confesión no sirve como prueba. Ahora las autoridades judiciales buscan otros elementos para poder acreditar cómo fueron los hechos.

Para el ministro del Interior de Ecuador, José Serrano Salgado, no hay dudas. De acuerdo con la información que publicó en la red social Twitter, las personas detenidas son “los dos autores del asesinato”. El operativo de detención se realizó en una “vivienda precaria” de Montañita, donde se encontraron las pertenencias de las chicas y guantes con sangre. El propietario de la casa fue detenido y confesó la autoría del crimen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *