El gas asfixia: El Hogar Aldo Bustos debió pagar más de 8.000 de pesos

El tarifazo nos afecta a todos, pero sobre todo, a aquellas instituciones sin fines de lucro que deben hacer malabares para pagar los servicios. Esta vez, se trata del Hogar Aldo Bustos, que debió pagar más de 8.000 pesos de gas. Desde la institución aseguran que no pueden ahorrar, ya que los abuelos necesitan estar en ambientes cálidos. Es un tema social que se deberá atender.

“El bimestre anterior pagamos unos 1.500 pesos de gas y este bimestre hemos pagado 8.500. Es cierto que hay que ahorrar, pero nosotros tenemos más de 45 abuelos, todos mayores de 70 años, ¿qué hacemos? ¿apagar la calefacción cuando duermen?¿los hacemos dormir con tres frazadas o comer con dos camperas?”, se preguntan desde la institución.

“No se puede, nosotros no le estamos cobrando al familiar porque tenemos los montos ya fijados, y nos estamos consumiendo las reservas y cuando se terminen, ¿qué hacemos?”, señalan.

Ante la consulta de nuestra cronista sobre el estado financiero del Hogar, respondió que “por ahora lo llevamos con la mayor dignidad posible, como toda institución estamos muy mal, si fuera una factura pero van a ser tres facturas de este monto en todo el invierno y ni siquiera llegamos a pleno invierno. Tenemos abuelos que tienen 98 años y tienen que estar calefaccionados todo el día”.

La mujer detalló que están utilizando ahorros para pagar los servicios: “Hemos sacado ahorros que teníamos para eventualidades y hoy la eventualidad es esta. La luz está cara también, y nos pasa lo mismo: uno en la casa apaga las luces cuando duerme pero acá hay luces que quedan prendidas en los pasillos porque los abuelos se despiertan, hay baños donde quedan prendidas para que los abuelos los puedan encontrar. Ahorramos lo más que podemos, porque somos cuidadosos, pero todo se ha encarecido mucho”, aseguró.

“A nosotros se nos rompió el tanque de agua, cambiarlo con la serpentina que produce el agua caliente salió 60.000 pesos entonces sacamos un préstamos porque parte de lo que teníamos lo gastamos en luz y en gas. No es correcto, no es justo”.

Al igual que otras instituciones, desde el hogar solicitan una tarifa diferencial: “Tiene que ver una reforma para que instituciones sin fines de lucro podamos pagar, yo no digo que nos lo regalen pero que nos cobren algo razonable, algo que entre dentro de nuestro presupuesto

Sapem no puede hacer nada

Desde el Hogar, explican que al igual que muchos vecinos de la ciudad, se acercaron a Sapem para ver cómo podían manejar esta situación: “Nos dijeron que como habíamos consumido un poco más que el bimestre pasado -y sí porque hay frío- habíamos subido de categoría y que antes teníamos un subsidio que ahora todo el mundo perdió. Por eso, ellos no pueden hacer nada. Nos dijeron que pagáramos y después vamos a ver”.

Ante esta respuesta, personal de la institución acudió al Concejo: “Fuimos a hablar con los concejales y dijeron que en la norma decía que no podía haber aumentos superiores al 400 por ciento, pero que no lo estaban aplicando. Iban a ver si, a través del Concejo, ellos podían hacer un retroactivo y que lo que ya pagamos nos lo descuenten en facturas sucesivas, pero desgraciadamente, uno no confía mucho en la devolución de los servicios”, lamentó.

“Dios nos ayudará y la gente sabrá que no lo hacemos con maldad. Tiraremos hasta donde podamos y cuando terminemos con el gas empezaremos con la luz. Es difícil, es triste porque nosotros y los clubes estamos cumpliendo funciones sociales que tendría que hacer el Estado y entonces ellos podrían ayudarnos con ciertos subsidios”, concluyó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *