Indignante: La amenazaron con una navaja para robarle la moto

La amenazaron con una navaja para robarle la moto. Ocurrió anoche en pleno centro de la ciudad. La víctima trabaja como delivery y pide ayuda para encontrar su herramienta de trabajo

Esperanza ya no es la que era, es la frase que a diario repetimos todos los vecinos de la ciudad. Los que crecimos con las puertas sin llave y las ventanas abiertas, sin ningún tipo de temores. Sin embargo, esa ya no es la realidad de nuestra ciudad, donde los robos -lamentablemente- ya son moneda corriente.

No obstante, solemos escuchar que se trata de delitos “oportunistas”, donde el ladrón aprovecha la ocasión, entrando a casas cuando no se encuentran sus moradores o llevándose vehículos que no tienen medidas de seguridad. Pero un hecho muy grave ocurrió este martes a la noche, en pleno centro esperancino. En la esquina de Pueyrredón y Brown, dos delincuentes que circulaban en un moto roja, amenazaron de muerte a una mujer y le robaron la moto.

Jésica Wimmer, hermana de la víctima, contó a PLAY TELEVISIÓN que “a las 22:20 horas, mi hna se estaba bajando a dejar un pedido de comida que hacemos, y la atacaron dos sujetos en un moto (que sería una trip roja). Uno se baja con una navaja diciéndole que le de la moto porque la iba a pinchar y como mi hermana se resistía se pusieron nerviosos. El otro gritaba pinchala, pinchala y cuando se dio cuenta que realmente estaba en peligro les entregó la moto”.

En cuanto a la apariencia de los delincuentes, la joven detalló que “por las características eran un menor y un mayor. Andaban de remerita, gorrita y bermudita”. La moto robada era una Guerrero Trip, nueva y sin patente.

Es una herramienta de trabajo. Con esto nos tumbaron; es una moto que la estoy pagando, tenía la caja de delivery puesta

“La policía actúo rápido, no nos podemos quejar”, aseguró Jésica y pidió que “si alguien tiene algún dato, que me avise, yo no voy a decir quien me lo dio ni nada, solamente quiero saber dónde está la moto”.

Recuperar la moto. “Por lo que mi hermana dice, estaban como drogados. Yo quiero mi moto, no me importa ellos si van o no presos”, aseguró.

“Fue mucho esfuerzo para poder comprarla y pagarla todavía, vamos a estar varios meses pagando la moto”, dijo, entre lágrimas, la víctima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *