Cloacas: “El daño ambiental se hace, pero el caudal del río es lo suficientemente amplio como para que no lo afecte”

Daño ambiental. Así lo aseguró el jefe local de ASSA, quien explicó en detalle por qué se demora la reparación del caño de cloacas y cuáles son los trabajos que se deben realizar

Este martes, Juan Lurig estuvo en el programa Enfoques y explicó en detalle la compleja situación de la obsoleta red cloacal de nuestra ciudad. “La cañería de desagües industriales pasa por encima de la nuestra. Tenemos que trabajar al costado, llegar hasta los seis metros de profundidad…. Es complejo porque a veces hablamos de áreas que han sido debilitadas por el mismo líquido cloacal y es peligroso para la gente que baje a hacerlo”, señaló.

“El hecho de que la cañería se haya obstruido en diciembre nos ha generado un taponamiento de 40 cm adentro del caño, desde la pérdida actual hasta la laguna, de tierra que fue corriendo y se fue acentuando sobre el caño. No lo podemos limpiar con los camiones que usamos para grandes cañerías, entonces se va haciendo por tramos”, agregó.

Lluvias que empeoran la situación

El funcionario también explicó que las precipitaciones abundantes empeoran la crítica situación de la red cloacal. “Tenemos muchísimos desagües pluviales conectados a la red cloacal. Con las lluvias, el caudal se incrementa notablemente, aumenta la presión y empieza a romperse en los lugares más débiles, que están aguas arriba o aguas abajo”.

“Con la lluvia de hoy (martes) no es descabellado pensar que se detecte otra pérdida mañana. Es hasta lógico, porque la cañería se llena con estas lluvias, aumenta la presión, la velocidad de escurrimiento y en algún lado se vence”, agregó.

Hemos hecho este bypass que ustedes han filmado. Es ese caño que vuelca, precisamente para aliviar esa presión. Cuando nos vemos complicados lo tenemos que liberar para que no se siga rompiendo

Lurig también aclaró los motivos del vertido que la empresa realiza en el canal 1° de Mayo. “Hemos hecho este bypass que ustedes han filmado. Es ese caño que vuelca, precisamente para aliviar esa presión. Cuando nos vemos complicados lo tenemos que liberar para que no se siga rompiendo. Estamos hablando del servicio cloacal de la ciudad de Esperanza, no de un caño de una cuadra, sino de algo muy importante, toda la cloaca de la ciudad”.

Daño ambiental

El funcionario reconoció que “el daño medioambiental se hace, somos conscientes de eso. También tenemos algunas cosas que hoy nos favorecen. El caudal que tiene el río Salado es lo suficientemente amplio como para que lo que estamos inyectando nosotros no lo modifique seriamente, no lo afecte. Son las cosas que hay que tener en cuenta cuando se hacen comparaciones. No es lo mismo cuando el río está abajo, que estemos volcando los 250 metros cúbicos por hora que tiramos, a hoy que el río está rebalsado”.

Luring explicó que para poder limpiar al taponamiento que afecta a la red “hay que bajar gente que lo haga de forma manual, no hay ninguna máquina que lo pueda sacar. La pérdida está de la boca de registro hacia el sur, o sea que permanentemente está ingresando líquido ahí. El trabajo está en la boca de registro de calle Ramb, ahí ponemos bombas para achicar el caudal, poner un tapón aguas abajo y una vez que conseguimos que no llegue líquido, bajar gente. Estamos hablando de seres humanos que tienen que bajar a seis metros de profundidad con todos los riesgos que ello implica”.

“El jueves estábamos organizados para hacerlo, el camión que venía a hacer el trabajo se cayó a la cuneta. La accesibilidad también es un drama, tuvimos que buscar una máquina que los saque y tuvimos que cancelar el trabajo. Pasado mañana (jueves) vamos a volver a intentarlo. Es así, permanentemente estamos intentando, arreglamos un lugar y nos aparece en otro. Va a ser así hasta que tengamos la solución definitiva en un par de años si Dios quiere, con la cañería nueva”, añadió.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *