El canal 1° de Mayo es una deuda pendiente, lo más grave que tenemos

El canal 1° de Mayo es una deuda pendiente, lo más grave que tenemos“, aseguró Mastropaolo, que volvió a denunciar derrames en el desagüe.

En el Día Mundial del Medio Ambiente, el guardafauna Juan Martín Mastropaolo denuncia el derrame de líquidos de la cava de barrio La Orilla al Canal 1° de Mayo que termina en el río Salado.

El Salado sigue recibiendo todo lo que no nos sirve. En estos días, el color y olor del agua es terrible. El canal 1° de Mayo sigue siendo una deuda pendiente, es lo más grave que tenemos en la ciudad a nivel contaminación”, aseveró el guardafauna.

Mastropaolo asegura que, pese a las denuncias de vecinos y al registro de los medios de los distintos vertidos que se realizan en el río y las consecuencias que tienen en este importante ecosistema, “todo sigue igual, no hemos visto  cambios rotundos. Nadie toma cartas en el asunto”, lamentó y agregó: “Hay gente que se encarga de esto, que cobra un sueldo y que hace la vista gorda“.

También se refirió a otro de los grandes problemas que afronta Esperanza: el depósito final de residuos domiciliarios. Nuestra ciudad genera 35 toneladas de basura por día, que se llevan a a la cava ubicada en barrio La Orilla; aún abierta pese a las promesas de cierre.

“No sé si en este basurero se tomaron las medidas de impermeabilización de napas, porque se tira todo, tanto pilas  como otras sustancias muy contaminantes. Sería bueno hacer un análisis de eso, porque también se filtran líquidos para el canal y el desagüe va al río”, indicó.

Y si bien explicó que tratar la basura y depositarla de la manera menos contaminante posible cuesta mucho dinero, “hay que hacerlo a largo plazo y no tapar agujeros; hacer algo bien… prensar la basura, hacer una montaña y tratar de contaminar lo menos posible”, reitero.

Falta muchísimo y falta educación. En el río pasan botellas de todos los colores y bolsas, es increíble pero eso lo pagamos todos

PLAY TELEVISIÓN es un canal pionero en la ciudad y siempre defendió y sigue defendiendo el medio ambiente; concientizando y denunciando las acciones de aquellas personas a las que pareciera que no les importa nada, y que nos perjudican a todos.

Esperamos que quienes están a cargo de las áreas destinadas a cuidar el medio y controlar todo lo que se realiza en la zona, desempeñen sus funciones como corresponden. Desde nuestro lugar, siempre hacemos hincapié en la valorización y defensa de nuestro medioambiente. El río Salado es el fiel testigo de todo lo que viene sucediendo y que nunca tiene una solución definitiva.

Año tras años, todos los esperancinos vemos líquidos terminan en el río y nadie sabe por qué, cómo, cuándo o dónde aparecen estos vertidos. Los controles tardan, las sanciones son irrisorias y el río se sigue deteriorando, al igual que las napas, la tierra y el aire que lo rodea.

Y lo más lamentable es que nos vayamos acostumbrando a estas situaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *