Crisis sin fin: Cierre masivo de tambos en Santa Fe

Cierre masivo de tambos en Santa Fe. “El Gobierno Nacional no tiene respuesta a los reclamos que se hacen desde el sector”, reclaman desde el gobierno provincial

La crisis económica no distingue de sectores, y el lechero es uno de ellos, ya desde hace años. Fernando Córdoba, presidente de la Mesa Lechera provincial, en Santa Fe, cuestionó la política del Gobierno nacional para el sector y la suspensión de una reunión prevista para la semana próxima ante el reclamo de los tamberos.

Ante esto, expresó en declaraciones a la emisora LT8: “El Gobierno no tiene respuesta a los reclamos que se hacen desde el sector donde se está pagando muy poco por el litro de leche lo que deja a muchos tambos en el camino. Hoy están cerrando más de 450 tambos lo que es una de las crisis mas graves”.

“Ya hemos presentado propuestas para que el productor lechero no reciba el precio más barato del mundo por el litro de leche. Al mismo tiempo, la voracidad del Estado con los impuestos es terrible. Hoy ya estamos pagando impuestos que alcanzan el 45 por ciento de lo generado”, reclamó.

Y continuó: “No creo que esto produzca desabastecimiento de leche, sino que toda la producción se concentrará en unas pocas empresas, incluso, hay productos derivados que están ingresando desde el exterior, con lo cual esto al Gobierno mucho no le importa. El tambero recibe 6 pesos por litro de leche cuando se vende a 30, pero estamos 1,20 por debajo de nuestros costos”.

El ingeniero Miguel Taverna, especialista en lechería del INTA Rafaela, explicó que hay tres variables que complicaron la gestión de los tambos durante los últimos tres años. “En primer lugar, las dificultades climáticas del 2016 y el 2017, especialmente las inundaciones que sacaron del negocio a muchos establecimientos de la cuenca lechera de Santa Fe y, en menor medida, del oeste de Buenos Aires”, contó.

El segundo factor es que el primer eslabón de la cadena lechera lleva largos años con problemas de rentabilidad, que complican el manejo del tambo. “Con inversiones en infraestructura se podrían mitigar las pérdidas que genera el clima, pero en un contexto de costos altos y escaso margen ese tipo de decisiones se suelen postergar”, explicó Taverna.

La tercera cuestión es la falta de continuidad generacional en el tambo, tanto de los recursos humanos como de los que gerencian el negocio. “Hay muchos establecimientos en los que no hay recambio, porque los hijos se quieren dedicar a otra cosa y cuesta encontrar mano de obra especializada por la falta de horizonte que hay en el tambo”, advirtió.

En este combo también incide la falta de buenos caminos rurales y de servicios en el campo (educativos, de salud y conectividad), que son esenciales para que un familia pueda construir un proyecto de vida allí.

Es un punto que también puso en foco, recientemente, un estudio de la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional del Litoral (UNL), que señaló que las personas que trabajan en los tambos de la cuenca lechera central -en Santa Fe y Córdoba- no tienen una cobertura satisfactoria en cuestiones claves como la salud, la protección laboral, la jubilación, la capacitación y la educación de sus hijos.

A la situación que se arrastra hay que sumar las consecuencias de la fuerte devaluación de las últimas semanas, que incrementó los costos productivos.

“La escapada del dólar fue catastrófica para nosotros porque influye en el precio de las semillas, el maíz, la alfalfa y los agroquímicos, que creció con la escalada. En cambio, el valor de la leche fluida prácticamente no se mueve”, aseguró Agustín Müller, uno de los referentes de un grupo de tamberos que trabaja en varias localidades de la cuenca lechera de Santa Fe, como Humboldt, Sarmiento, Progreso, Rivadavia y Santo Domingo.

Con las liquidaciones de junio, en tranquera, los tamberos creen que van a recibir entre $ 6,20 y $ 6,50, pero aseguran que necesitan más de $ 8 para atajar el incremento de los gastos en los establecimientos.

Fuente: Clarín – El Intransigente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *