Altas temperaturas: Cómo evitar y reconocer un golpe de calor

Cómo evitar y reconocer un golpe de calor. Es un viernes de muchísimo calor en la ciudad. Según el CIM, a esta hora de la mañana la ST ya supera los 45°C. Pero más allá de las mediciones que podamos registrar, lo cierto es que estas altas temperaturas representan un riesgo para la salud. Los bebés, los adultos mayores y las personas con enfermedades crónicas son los más vulnerables al golpe de calor. Mirá cómo evitar y cómo reconocerlo.

Las temperaturas sofocantes no ceden y es alto el riesgo de sufrir un golpe de calor. Por eso, el Ministerio de Salud provincial emitió una serie de recomendaciones para evitar problemas de salud. Los riesgos frente al exceso de calor o temperaturas muy elevadas pueden prevenirse si se toman en cuenta unas pocas y simples precauciones.

Evitar el golpe de calor

Tomar mucha agua durante todo el día, incluso antes, durante y después de practicar cualquier actividad al aire libre.

* Consumir alimentos frescos, como frutas y verduras

* Evitar las bebidas alcohólicas, muy dulces y las infusiones calientes

* Usar ropa suelta, de materiales livianos y de colores claros; protegerse del sol poniéndose un sombrero o usando una sombrilla.

* En cuanto a los lactantes y niños pequeños, se sugiere darles el pecho con más frecuencia, hacerlos beber agua fresca y segura, y ponerlos en lugares frescos y ventilados

* Evitar realizar actividades físicas, sobre todo, entre las 10:00 y las 15:00 horas

Los 10 signos de alerta

Cómo reconocer el golpe de calor:

* Sed intensa y sequedad en la boca

* Temperatura corporal de 39º C o más (medida en la axila)

* Sudoración excesiva

* Sensación de debilidad, cansancio o vértigo

* Mareos o desmayo

* Calambres musculares

* Agitación

* Dolor de estómago, falta de apetito, náuseas o vómitos

* Dolor de cabeza

* Estado de confusión, desorientación, delirio o convulsiones

En los bebes, se aconseja, también, prestar atención a la irritación excesiva de la piel por el sudor en el cuello, el tórax, las axilas, la parte interna del codo y el área cubierta por el pañal. “La irritabilidad, a través del llanto inconsolable en los más pequeños” es otro de los síntomas que no hay que subestimar en los más chiquitos, según se informó desde el Ministerio de Salud.

Ante la presencia de estos síntomas, hay que asistir rápidamente a la persona que los sufre. Acudir al médico de manera inmediata y mientras tanto, bajar la temperatura corporal con agua fresca. Que espere o trasladarla a un lugar con sombra y ventilado, no aplicarle alcohol en la piel ni darle un medicamento para bajar la temperatura (antifebril)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *