Escándalo policial: Otros tres agentes detenidos acordarán penas en juicios abreviados

Tres agentes detenidos acordarán penas en juicios abreviados. Este jueves acordarán una pena por tres años en suspenso dos agentes de la Brigada de Investigaciones. En tanto, también hará lo mismo quien se desempeñaba como jefe de sumario.

Esta mañana, en los tribunales santafesinos, tres miembros de la Brigada de Investigaciones de la Unidad Regional XI del departamento Las Colonias acordarán una pena por tres años en suspenso luego de ser imputados por la fiscala María Laura Urquiza -quien llevó adelante la investigación- en una causa que destapó una oscura trama de corrupción policial en el seno de la Comisaría 1ª.

El caso se develó por una serie de robos cometidos durante los últimos días del mes de diciembre de 2016 del cual fueron víctimas varias personas que transitaban por el centro esperancino que sufrieron la sustracción de sus celulares, dinero y otras pertenencias.

Un mes después, la detención de uno de los autores logró esclarecer y desentrañar el vínculo que existía entre policías administrativos de la dependencia y agentes de “investigaciones” con delincuentes.

Se hacen cargo

El acuerdo abreviado de este jueves será firmado por dos agentes de la Brigada de Investigaciones, una vieja fuerza que terminó conformándose tras la disolución de la Agrupación de Unidades Especiales (AUE). Se trata de Miguel Acuña y Juan Moreira, ambos en prisión preventiva tras ser imputados de ser miembros de una asociación ilícita.

A esta sentencia de manera exprés, se sumará también Gerardo Sánchez, jefe de sumario de la Comisaría 1ª, el cual ya selló un abreviado el pasado 3 de marzo, fecha en la que terminó en prisión, de manera preventiva, Jorge Bordiga, jefe de la 1ª Zona de Inspección. Este último se encuentra tras las rejas tras ser acusado de ser jefe de la organización.

En tanto, se evalúa por estas horas si otro de los miembros de la Brigada de Investigaciones, Franco Cornejo, también asumirá la responsabilidad de los hechos atribuidos, firmará por tres años en suspenso y sería excarcelado.

Una parte cerrada

Con este acuerdo abreviado ya serían tres los condenados en la causa que se inició en febrero de este año. Los mismos se verán beneficiados con la libertad condicional tras aceptar la responsabilidad criminal de asociación ilícita con distintos grados de participación.

Por su parte, continúan vinculados –y excarcelados– Miguel M., jefe de la comisaría, Carolina M., subjefa de la misma dependencia y su marido, Juan Pablo P. Todos fueron arrestados el 25 de febrero tras entorpecer la investigación cuando agentes de Asuntos Internos intentaban verificar el libro de guardia y otras documentales pertenecientes a la comisaría. Por ese hecho, Carolina M. y Miguel M. terminaron ligados a la causa por falsificación de instrumento público y omisión de los deberes de funcionario público.

En tanto, Juan Pablo P. fue detenido en ese entonces por intentar esconder el teléfono celular de su pareja –en el baúl del auto– cuando los investigadores del caso se hicieron presentes en la dependencia. El mismo ya se encontraba pasado a disponibilidad por otra causa de cohecho y malversación de fondos en la ciudad de Rafaela, ciudad en donde prestaba sus servicios.

Cinco robos que destaparon todo

El desbarate de la asociación ilícita policial se dio por cinco robos cometidos en inmediaciones del Parque de la Agricultura durante la noche del 28 y madrugada del 29 de diciembre del 2016. Con la zona liberada y a mano armada, dos motochorros robaron a más no poder a quienes caminaban por las calles linderas al predio.

Tras cometer el quinto robo, efectivos del Comando Radioeléctrico esperancino detuvieron a uno de los delincuentes en las calles Maipú y Amado Aufranc, mientras que otro logró escapar. Este último, Brian Darío F. de 22 años, estuvo prófugo por un mes hasta que agentes de la Policía de Investigaciones (PDI) de Las Colonias determinaron su paradero y lo apresaron en la ciudad de San Justo cuando esperaba cargar un camión con cereales.

Previamente, su celular fue intervenido y ello permitió determinar su localización a pesar de que se habían ejecutado cuatro allanamientos para dar con él. En esas escuchas los investigadores pudieron detectar que detrás de su accionar delictivo se escondía una oscura negociación con efectivos policiales.

En este sentido, una escucha develó que Brian F. hablaba con un preso de Coronda al cual le contaba que se tuvo que marchar de Esperanza ya que con los de “Investigaciones” no había podido “arreglar” porque los mismos le pedían $40.000.

Con el devenir de la investigación, se logró determinar que quien brindaba cierto respaldo a su hijo a cambio de “ganancias” –tras un peritaje del celular– era Bordiga, el cual había dejado la Comisaría 1ª el 17 de febrero para hacerse cargo de la 1ª Zona de Inspección. Con el correr de los días se desprendió que Bordiga no actuaba solo, sino que desempeñaba su accionar junto a los miembros de la Brigada de Investigaciones, los cuales hoy esperan firmar el juicio abreviado y salir en libertad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *