Tras los irresponsables comentarios del Dr Albino, te contamos de qué protege el preservativo

¿De qué protege el preservativo?. El látex de los preservativos no solo previene la transmisión del VIH, sino también de otras enfermedades de transmisión sexual

En el mundo, se calcula que en 2013 más de dos millones de personas se infectaron con el VIH y 500 millones contrajeron clamidia, gonorrea, sífilis o tricomoniasis.

En el país, se estima que hay alrededor de 126.000 personas viviendo con VIH, pero sólo 70.000 en tratamiento, ya que alrededor del 30% desconoce su situación. Otras enfermedades de transmisión sexual están en franco aumento. La notificación de sífilis se triplicó entre 2011 y 2017, y ya es una constante en los consultorios.

Según números del Ministerio de Salud de la Nación, entre 2011 y 2017 creció de 3875 casos a 11.709. Pero sospechan que deben ser muchos más, ya que, según informó recientemente Alcira Bermejo, coordinadora de la sección que se ocupa de estas patologías en el Hospital Muñiz, no se declaran todos los que se diagnostican.

De allí que las afirmaciones realizadas ayer en el Senado por el doctor Abel Albino inspiraron la inmediata reacción de un amplio arco de asociaciones científicas e investigadores destacados. Esta mañana, las sociedades de Infectología, de Medicina, de Microbiología, de Vacunología y Epidemiología, y de Investigación Clínica, la Fundación Huésped y el Instituto de Investigaciones Biomédicas en Retrovirus y Sida, del Conicet, dieron a conocer un comunicado en el que denuncian “enérgicamente la falsedad” de estos dichos y agregan que “La totalidad de la literatura científica especializada y las buenas prácticas médicas aconsejan fuertemente el empleo del preservativo como uno de los medios de mayor eficacia a fin de prevenir la transmisión sexual del virus de la inmunodeficiencia humana y otros agentes infecciosos”.

En el mismo sentido, los doctores Alberto Kornblihtt, director del Instituto de Fisiología Biología Molecular y Neurociencias, y Pedro Cahn, director científico de la Fundación Huésped, aclararon ciertos aspectos particulares de esas declaraciones. “El doctor Albino afirmó que el profiláctico no protege de nada, porque el virus del SIDA atraviesa la porcelana -afirmaron-. La elección del material porcelana como contraposición al látex de los preservativos no es inocente y tiene por objeto generar miedo en la población. En efecto, los virus fueron descubiertos en 1899 como agentes infecciosos que, a diferencia de las bacterias, pasaban de largo por filtros porosos de porcelana no esmaltada. Los poros de esos filtros son lo suficientemente grandes como para que pase el agua, lo que en ella esté disuelto y los virus, pero demasiado pequeños como para que pase una bacteria, un hongo o un protozoario. El látex es impermeable, no tiene poros como la porcelana no esmaltada. A menos que se rompa, el preservativo es seguro. Además los virus, como el VIH, son parásitos intracelulares. En este sentido, las células infectadas con virus VIH que podrían ser causa de un contagio son tan grandes que no pasan los filtros de porcelana y, por supuesto, tampoco atraviesan el impermeable látex”.

En su declaración, Onusida, la OMS y el UNFPA afirman también que los preservativos proporcionan una barrera impermeable para partículas del tamaño del esperma y los patógenos de las enfermedades de transmisión sexual, incluido el VIH. “Si se utilizan de forma sistemática y correcta, los preservativos son muy eficaces para prevenir la transmisión sexual del VIH. La investigación en parejas serodiscordantes (en las que un miembro vive con el VIH y el otro no) muestra que el uso sistemático del preservativo reduce de forma significativa el riesgo de transmisión del VIH tanto de hombres a mujeres como de mujeres a hombres”.

Y agrega: “El preservativo ha tenido un papel decisivo en los esfuerzos de prevención del VIH, las enfermedades de transmisión sexual y el embarazo no deseado en muchos países” (.) Un análisis estimó que el preservativo había evitado en torno a 50 millones de nuevas infecciones por el VIH desde el inicio de la epidemia (.) Se requiere una inversión adecuada y un mayor fomento del preservativo para mantener las respuestas al VIH”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *