Brutal robo en una despensa: Delincuentes hirieron a una mujer con un arma blanca

Delincuentes hirieron a una mujer con un arma blanca. El violento episodio ocurrió en horas de la siesta de este martes, en una despensa del barrio sur de nuestra cuidad.

Otro violento hecho delictivo conmociona a la ciudad. Esta vez, la víctima es una mujer, brutalmente golpeada por dos jóvenes que ingresaron al negocio y se llevaron la caja registradora, huyendo en una moto.

Entro al negocio y veo a mi mujer con la cara y la cabeza llenas de sangre

La despensa está ubicada en Balcarce y Almirante Brown, al sur de Esperanza. Pablo Vergara, esposo de la mujer agredida, contó al equipo de noticias de PLAY TELEVISIÓN, que todo ocurrió a “las 14:30 horas, mi mujer me llama muy asustada llorando a los gritos porque la robaron y la golpearon. Al llegar al negocio encuentro una multitud de gente, tengo que agradecer a los vecinos que la atendieron muy bien. Entro al negocio y veo a mi mujer con la cara y la cabeza llena de sangre“.

Vergara relató que su esposa fue trasladada al Samco, mientras él declaraba a la policía. Y detalló lo que la mujer recuerda: “entraron dos chicos; ella estaba en un frezzer reponiendo cerveza. Ellos le dijeron que querian venderle algo y al no poder explicarle lo que querían vender, le preguntaron si su marido se encontraba en el lugar”.

La mujer sospechó de la situación y se dirigió a tocar el botón de pánico con el que cuenta en el local, pero antes de que lograra hacerlo, “uno de los delincuentes va detrás de ella y la golpea en la cabeza con un cuchillo“. La mujer comenzó a gritar y “el otro chico sacó la caja registradora, mientras el anterior la volvió a golpear“.

Un  vecino que llegaba de trabajar escuchó gritos y fue testigo de como los delincuentes escapaban “en una moto Honda Wave negra con franjas rojas a los costados, por calle Brown en contramano hacia el oeste, con la caja registradora en la mano”.

El hombre dijo que su esposa se encuentra “muy dolida y shoqueada”, ya que normalmente se encuentra negocio con sus dos pequeños hijos. “Están siempre en el negocio, más ahora que son vacaciones. El de seis meses, gracias a Dios se había dormido y estaba en un corralito, en la parte de atrás. El de 4 años jugaba con un amiguito. Gracias a Dios, sino no sé lo que pasa”, señaló.

“Una cosa es entrar a robar, que está mal, pero otra es golpear a una mujer. Ella reconoció a uno en una foto que le mostró la policía, el otro tenía la cara tapada. Son de barrio El Chelito; conocidos de la policía. Ya tienen varios hechos”, denunció.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *