Discriminación: Joven denuncia que no le permiten realizar prácticas de enfermería por su peso

Una joven esperancina denuncia que no le permiten realizar prácticas de enfermería por su peso. Lo hizo público a través de Facebook y analiza llevar el caso al Inadi

Su nombre es Ingrid Varela, y hasta hace unos días cumplía su sueño de estudiar enfermería en la sede de Cruz Roja de nuestra ciudad. Sin embargo, y a pesar de su esfuerzo y dedicación, se vio obligada a abandonar la carrera.

La joven denuncia que todo el problema se dio debido a su peso. “Yo toda la vida fui así, no es que engordé todos estos kilos en dos meses”, comentó contando. “Me recibieron para presentar los papeles, el propedéutico duró un mes, fui todos los días excepto el último”, añadió.

Y al completar esa etapa, comenzaron los problemas. “La señora Mónica Copes me citó dos veces a hablar con ella y me dijo que el lugar donde se hacen las prácticas es reducido y que con mi ‘tamaño de cuerpo’ yo pasaría a ocupar el lugar de dos persona y las pasantías no las puedo hacer”, denunció.

Me dijo que ya empezaban las prácticas y que yo no las podía hacer porque yo ocupo el lugar de dos alumnos

A pesar de lo sucedido, la joven siguió cursando. “A las dos semanas me citó de nuevo y me dijo que ya empezaban las prácticas y que yo no las podía hacer porque yo ocupo el lugar de dos alumnos. Que Neo del Iturraspe es un lugar chico, entonces podía hacer la parte teórica pero no lo práctica”, añadió.

Y para no dejar dudas sobre lo sucedido, la joven aclaró: “No es que yo entendí mal, las dos veces me dijo lo mismo. La primera yo me quedé shoqueada y no dije nada. La segunda vez pensé ‘aguantá una semana más‘ y después preferí no ir más porque me trate mal o me dice cosas que no son”.

“Nadie merece esto”

Ingrid contó que lo sucedido la dejó destrozada y pensó en no responder de ninguna manera. “En el primer momento en que me lo dijo pensé ‘¿cómo puede ser que esto pase ahora? No lo podía creer. Llamé a mi mamá llorando y llegué destrozada, todos me conocen y saben como soy”.

“Me iba a quedar callada, pero mi hermano, mi mamá, mis amigos y mis compañeros del instituto me apoyan y me dijeron que no me quede callada, que como me pasa a mi le pasa a muchas personas. Por eso decidí hacerlo público y que todos sepan con nombre y apellido quien es”, añadió.

La joven señaló que además de ya haber pagado las cuotas, “en todo estoy apta. Para la única que no lo soy es para la señora directora. No me voy a quedar de brazos cruzados porque ni yo ni nadie merece esto. Muchos me recomendaron que haga la denuncia ante el Inadi y estoy viendo de hacerla”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *