Efectos colaterales de la inseguridad: víctima podría necesitar una cirugía de 40 mil pesos

Efectos colaterales de la inseguridad: víctima podría necesitar una cirugía. Se tomó a golpes con un ladrón que ingresó a robar a su casa y hoy tiene graves lesiones que le podrían costar más de 40 mil pesos por una cirugía

Jorge Casas vive en la zona sur de la ciudad y hace poco más de diez días, mientras él, su esposa y sus pequeños hijos dormían, un conocido y violento delincuente ingresó a su vivienda. Los ruidos lo despertaron, encontró al ladrón dentro de su casa y se tomaron a golpes.

El delincuente fue detenidos durante unas horas (tiene una condena previa por un asesinato) y la víctima aún no se recupera de las graves lesiones. La Justicia dispuso una medida perimetral de 500 metros para el ladrón, pero vive a sólo tres cuadras de las víctimas.

Leer más: Encontró a un delincuente dentro de su casa y lo sacó a golpes

Su esposa, Mariana Romero, brindó detalles sobre la situación que atraviesa la familia. “Si bien a mi marido se le desinflamó el hematoma, tiene una fractura de órbita, le dan tiempo para que se restaure por sí sola, pero si eso no sucede necesita un implante de platino que cuesta 30 mil pesos“.

Marina explicó que de necesitar dicho procedimiento, si se hace en el Hospital Cullen es sin costo. Pero si el hospital no consigue el implante, “tendríamos que viajar a Rosario, el único otro lugar donde se realiza este tipo de cirugías. Ahí tendríamos que pagar el implante, el quirúrgico, la internación y el posquirúrgico“.

“En ese caso si vamos a necesitar la ayuda de la gente, porque no tenemos medio para llegar a eso. Yo soy empleada doméstica y mi marido está desempleado. A raíz de todo este percance, mi marino no pudo viajar a trabajar. Por ahora él está haciendo changas porque no puede viajar hasta tener una respuesta concreta de qué sucederá”, detalló.

“Hemos tenido que pedir dinero prestado hasta para poder comprar la medicación. Lo que más rabia te da es saber que el mismo día que estábamos viajando por este problema, llegamos a las 2 de la mañana y cruzamos  esta persona”, lamentó la vecina.

En cuanto al dictamen de la Justicia, indicó que “le dieron una perimetral de cinco cuadras, pero él vive a tres. Mis chicos ni siquiera pueden ir al comedor de la escuela. Este muchacho tenía hasta el miércoles pasado para irse de ese lugar, pero no lo hizo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *