Entraron a robar en Navidad y se llevaron el regalo de un nene

Entraron a robar en Navidad. Una familia esperancina dejó su casa para pasar la Nochebuena en familia y al regresar se encontró con la desagradable sorpresa.

La familia de Noelia Perren pasó la Nochebuena en casa de su marido. Su vivienda, ubicada en Lehmann al 2700 quedó en la oscuridad de una cuadra sin alumbrado público y sin habitantes. Al regresar, descubrieron que les habían entrado a robar.

“Salimos de casa y fuimos a festejar a la casa de mi marido. Mi nene más chiquito estaba ansioso por volver porque Papá Noel le iba a traer la bici. Alrededor de la 1:00 de la mañana volvimos y nos encontramos con que nos habían entrado”, comentó.

El dinero, que era bastante, nos duele; pero el momento que pasó mi hijo no se los puedo perdonar

El o los delincuentes ingresaron “por una ventanita de la cocina que da al patio. Tiene rejas, pero sacaron un barrote e ingresaron por ahí. O son chicos o es una persona de contextura muy flaquita porque no pasa cualquiera”, detalló.

Hasta el regalo del nene

Noelia lamentó que los delincuentes se llevaran el celular nuevo que habían comprado para uno de sus hijos. “Estaba en el árbol, junto con la bicicleta y otros regalos que abrieron y vieron que era ropa. Ingresaron a mi dormitorio y tenía dinero guardado en un sobre de pana, debajo de un cajón, en el fondo de los zapatos y se lo llevaron todo”, relató la mujer.

“El dinero, que era bastante, nos duele; pero el momento que pasó mi hijo no se los puedo perdonar. A mi no me molesta lo que me hacen, pero con mis hijos no y verles su cara de decepción… Ahora nos queda el miedo”, relató.

“Mi hijo más chiquito duerme con nosotros ahora y si quiere dar vueltas en bici tenemos que salir junto porque no se anima. Te queda esa sensación horrible. Me cuesta dormirme, siento que hay ruidos, conocen tu vida, tus cosas, estuvieron en tu casa y es horrible”, lamentó Noelia.

Sin luz

En el momento del robo, la cuadra en la que vive la familia se encontraba a oscuras. “Ese es el problema: la luz. Hace una semana y media que reclamamos para que arreglen el foco que se quemó con la tormenta, porque está muy oscuro. Si bien ellos no son los culpables de este robo, ellos fueron partícipes porque la cuadra está a oscuras total”.

Finalmente, Noelia pidió a la comunidad esperancina que no compren objetos que puedan ser sospechosos de ser robados y den parte a la policía. “Cuando te ofrecen algo que no es de buena ley, vos sabés que viene de un lugar que no está bien. Es un Samsung J7 Pro, dorado, nuevo, liberado; mi hijo no lo había alcanzado a ver. Por favor, si alguien le ofrece un celular como ese, que me avisen a mi o a la policía” solicitó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *