Escuelas rurales: la lejanía y la situación económica dificultan la conexión de los chicos

Escuelas rurales: la lejanía y la situación económica dificultan la conexión de los chicos. Las docentes se las ingenian para hacerles llegar las actividades en papel

En pleno aislamiento social, las docentes se las ingenian para lograr que los chicos sigan con las clases desde sus casas. La dificultad más grande es llegar a aquellos que no cuentan con conexión a internet o de ningún tipo y viven muy alejados de la ciudad.

“En algunos momentos se complica bastante; muchas familias no cuentan con computadora se hace difícil la conexión, se manejan sobre todo con teléfono a través de Whatsapp. Con algunos alumnos se pueden hacer video llamadas, pero después dependemos siempre de que la familia tenga crédito para contar con internet, que cuenten con el dinero y que tengan señal; en el campo es algo que dificulta”, relató una docente de la Escuela Rural Iturraspe.

“También nostras hacemos copias de las actividades y citamos a los papás para que vayan a buscarlas son muy poquitos, pero con algunos no se puede tener contacto por la situación económica, por la lejanía, pero se trata de llegar con las actividades a través de otro papá“.

“Es un desafío nuevo; nosotros también tuvimos que adecuarnos a las nuevas tecnologías y aprender a usarlas con otras docentes y supervisores, es un aprendizaje de todos”, destacó.

En cuanto a la actividad en la casa, explicó que a “los padres se les hacen difícil porque no entienden, no saben, no quieren sentarse, no tienen ganas… no es lo mismo en a escuela, donde el chico está con sus compañeros, que es otro el ánimo… Hay que tener paciencia, poner voluntad y nosotros mandamos mensajitos de ‘bueno mamá, poné un poquito de esfuerzo, el chico tiene que aprender’. Esto es un trabajo entre todo; hay que apoyarnos y salir adelante”, concluyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *