Familias que perdieron todo por la voladura de techos

Familias que perdieron todo por la voladura de techos. La ciudad se vio afectada por gran caída de agua, fuertes vientos y granizo. A raíz de este fenómeno, hubo caída de árboles, cables cortados y sectores sin energía eléctrica y hasta voladura de techos.

Distintas familias del norte de la ciudad perdieron todo luego del que el temporal de este domingo por la noche volara los techos de sus viviendas. Una de las damnificadas es una vecina cuya casa se encuentra ubicada en calle Felicia al 1200. En el lugar viven seis chicos, y la mujer, muy afectada por la situación, solicitó ayuda para reponer las chapas. “No pido nada, sólo unas chapas para arreglar. Me arrancó la puerta, todo el techo, se me llueve todo”, lamentó.

Recordemos que, tras las primeras ráfagas de viento que provocaron estos daños, precipitaron más de 100 mm de lluvia en la ciudad. Agua que provocó la perdida de todo lo que había quedado a la intemperie en estas viviendas, como camas, ropa, colchones y electrodomésticos. Materiales difíciles de reponer por su alto costo. No obstante, a la vecina le urge reponer el techo. “Lo único que pido son chapas para arreglar. Somos mujeres y chicos”, indicó.

Otra de las viviendas afectadas se encuentra en Simón de Iriondo al 6200. Allí viven un hombre y su hijo, pero afortunadamente ninguno se encontraba en el lugar al momento del incidente. El hombre se encuentra internado, ya que debía someterse a una cirugía, por lo que el hijo estaba con familiares.

“Anoche se voló el techo, mi tío está internado porque lo operaban hoy. Es horrible la desesperación, las cosas se le arruinaron un montón. Gracias a Dios no había nadie adentro. Los muebles y los electrodomésticos de la cocina se perdieron”, señaló la sobrina del damnificado. Allí, muchos familiares se acercaron a ayudar.

Finalmente, otro vecino que sufrió la voladura del techo donde viven su expareja y sus hijas, relató lo sucedido. “Lo hice con mis propias manos, pero el viento lo embolsó y lo dio vuelta. Mis hijas por suerte estaban conmigo en la casa de mi mamá. Por suerte no había nadie”, dijo. La vivienda se encuentra ubicada en Pilar y Simón de Iriondo.

“Las nenas se quedaron sin techo. Lo único que queda es solucionar el problema. Con la lluvia se mojó todo, camas, ropa, colchones. Nos tocó y habrá que ponerse las pilas”, concluyó el vecino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *