Inseguridad en la ciudad: “Cuando cambia una cúpula queremos algo nuevo, pero nos hundimos cada vez más

Así lo aseguró Liliana Bonfanti al referirse a la interminable inseguridad en la ciudad. La vecina recordó que la Unidad Regional XI aún no tiene un Jefe oficial y se suceden los hechos delictivos.

“Lamentablemente, cada vez que cambia una cúpula queremos ver algo nuevo, algo diferente, pero nos hundimos cada vez más”, sentenció la vecina.

La familia de Liliana volvió ser víctima de la inseguridad, cuando robaron la bicicleta de su yerno, que la utilizaba como herramienta de trabajo. “Mi hermana es una persona grande y ya le han robado, palanqueando puertas, rompiendo, destrozando todo o entrando y vigilando. Yo ahora sé que hay una logística de delincuencia, hay alguien que vigila el barrio que vigila el banco y manda a los menores a poner la cabeza”, aseguró.

Hay una logística de delincuencia, hay alguien que vigila el barrio que vigila el banco y manda a los menores a poner la cabeza

También contó que intentará reunirse con los posibles jefes de la UR XI. “Quiero hablar con el nuevo jefe, pero aún no está determinado si va a ser o no el jefe. Todavía estamos acéfalos de un Jefe de Policía, la Jefatura está intervenida. Apenas se dé esto, voy a llamar”.

Liliana recordó que “la marcha se frenó por todo esta movida del juego clandestino. A mi me parece justo, pero nos queda la otra parte, que es más difícil, la parte de las entraderas a las casas, de los robos motos y de bicicletas. Eso es lo que más nos interesa”.

“El hecho de que una persona se haya jugado en un casino clandestino es problema de ellos. Está mal que esté la policía involucrada y hay que darles la pena que les corresponde. Pero que entren a tu casa, vengan y te dejen sin esa intimidad propia de una familia… no puede ser que venga un don nadie y tengamos estas consecuencias. Yo tuve que poner alarma y a mi me cuesta, como le costó la bicicleta a mi yerno. Él tiene dos trabajos para solventar a su familia, lejos de la casa y la bicicleta era su medio de movilidad. No puede ser que se la roben así porque sí, aunque no tenga candado no le pertenece, no tiene porqué tocar lo que no les corresponde”, concluyó indignada.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *