Ni la Iglesia se salva: “Menor intentó ingresar a la casa parroquial y causó destrozos en un vitro”

Intentó ingresar a la casa parroquial y destrozó un vitral. Un “muchacho joven” caminó por los techos del lugar y sus pisadas advirtieron a los sacerdotes, que llamaron inmediatamente a la Policía

La Casa Parroquial ubicada junto a la Basílica de la ciudad fue epicentro de un intento de robo. Un joven caminó por los techos de la edificación y en su intento por ingresar, rompió un vitral. El padre Axel explicó lo sucedido. “Cerca de las 8:00 se escucharon pasos sobre el techo de la casa parroquial, al costado de la Basílica, y un ruido de algo que se había caído y roto. Salí a la terraza y ahí vi a una persona que estaba arriba de los techos, llamé al 911 y tuve una respuesta rapidísima. Al instante estuvieron e interceptaron a esta persona, que todavía estaba sobre los techos de la casa parroquial, lo aprehendieron y se lo llevaron”, detalló.

El  sacerdote indicó que se trataba de “un muchacho joven. Rompió el vitro y no tuvo tiempo de hacer nada más porque el 911 inmediatamente estuvo aquí. Le ha tenido que pegar muy fuerte a ese vitro porque es un conjunto de vidrio artísticos que tiene hierro que los une. Algo quería hacer dentro de la casa parroquial, pero no alcanzó a ingresar”.

En cuanto a los daños provocados por el joven, el padre Axel señaló que “es un objeto de devoción, no es un vidrio cualquiera. Lamentablemente es lo que estamos viviendo en la Argentina, no poder estar tranquilos es un tema en el que tenemos que trabajar muy fuerte”.

“No es una cuestión que se solucione de un día para el otro y nos hace pensar en cómo el tejido social está muy desmembrado y que tenemos que luchar mucho para que haya más seguridad social y Dios quiera que cuanto antes podamos ir solucionando estos inconvenientes que son propios de toda la sociedad y la Iglesia no se libra de esto”, añadió.

Nos inquieta porque si ya pasa en lugares tan emblemáticos y tan céntrico, uno se imagina lo que pasa en lugares como casas de familia y demás

El sacerdote también dijo que hay que “rezar por este muchacho, para que se convierta de corazón y para que en todos los lugares de la Argentina y de nuestra querida Esperanza podamos vivir en paz y con seguridad”.

Sobre la seguridad en la Casa Parroquial, explicó que “siempre tenemos los recaudos necesarios. Esto no nos incomoda en cuanto a la vida que llevamos todos los días, no es un dolor de cabeza grande. Sí nos inquieta porque si ya pasa en lugares tan emblemáticos y tan céntrico, uno se imagina lo que pasa en lugares como casas de familia y demás”.

“Nosotros tenemos las precauciones y elementos para luchar contra la inseguridad, pero evidentemente son situaciones que se escapan y trataremos de poner especial atención. Seguimos rezando y trabajando desde la Iglesia para que la inseguridad no triunfe”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *