El juicio por el caso Baraldo debe comenzar de nuevo

El juicio por el caso Baraldo debe comenzar de nuevo. La querella había pedido la recusación de los jueces del tribunal. Los plazos se vencieron y deberán designar nuevos jueces.

En el juicio oral, que había comenzado el pasado 25 de octubre, eran juzgados Víctor Hugo BaraldoNidia Noemí Morandini (su esposa) y Juan Pablo Baraldo, el hijo de ambos; acusado de abuso sexual contra un menor de edad. Los tres fueron denunciados por la madre de la víctima entre 2014 y 2015 y llegaron al debate bajo la medida cautelar de prisión preventiva.

La querella recusó a la presidenta del Tribunal, Susana Luna, y a los otros dos integrantes del mismo Jorge Pegassano y Luis Octavio Silva, por “imparcialidad, y el juicio quedó en suspenso.

“El juicio oral requiere una inmediatez”, precisó el abogado de la querella Martín Risso Patrón, quien explicó: “hoy se cumplen 15 días desde la suspensión. Se determina que luego de los 15 días si no se termina con la suspensión se debe iniciar nuevamente la etapa del juicio oral“.

En tanto, remarcó que “ya pasaron demasiados días desde los testimonios y por eso se debe reiniciar el proceso”. Risso Patrón destacó que “por suerte será con un tribunal nuevo y para nosotros es una garantía“.

Los inconvenientes en el juicio comenzaron en la cuarta audiencia cuando el abogado de la familia de la víctima presentó una solicitud de recusación contra la presidenta del tribunal, por “parcialidad” durante el proceso en favor de los acusados.

A raíz de ello, la querella no pudo hacer la presentación de los resultados de la cámara Gesell realizada al niño. Tampoco pudieron declarar como testigos los profesionales que entrevistaron a la víctima.

El caso

La mamá del menor, Fernanda Baraldo, denunció en agosto de 2014 que su hijo había sido abusado. Según detalló en la denuncia lo descubrió a partir de una foto que encontró en el celular del menor, donde se exhibían las partes íntimas de una persona mayor, sentada en un sillón, que se correspondía con el mobiliario de la casa de los abuelos. Más tarde, conversó con el niño sobre la situación y el nene le relató lo que había pasado.

Fuente: LT 10

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *