Indignante: Maniataron a un matrimonio en su casa para robarle

Maniataron a un matrimonio en su casa para robarle. Ocurrió el viernes por la noche, en barrio Norte. Las víctimas relataron todo lo sucedido a Play Televisión

El viernes por la noche, un matrimonio esperancino vivió una verdadera pesadilla dentro de su vivienda, ubicada en calle Moreno al 3200. Delincuentes armados barretearon la puerta, ingresaron a la casa, redujeron y ataron a la pareja en su propia habitación para robarles.

Nos ataron las manos y los pies, boca abajo en la cama. Me ataron con la camisa y a ella con las medias”, detalló.

“Estábamos durmiendo y vimos que la puerta se abría. Nos dijeron que nos quedáramos quietos, que no nos moviéramos y no nos iba a pasar nada. Querían plata”, comenzó relatando el vecino.

“Fueron arriba a las habitaciones que eran de nuestros hijos, sacaron cajones, papeles, revisaron todo y no encontraron nada. A ella le llevaron una cadenita de oro bastante valiosa y el anillo de la madre. Nos ataron las manos y los pies, boca abajo en la cama. Me ataron con la camisa y a ella con las medias”, detalló.

Todo sucedió alrededor de las 22:00 horas, cuando la pareja estábamos acostada mirando televisión. Los delincuentes ingresaron a la propiedad, quizás creyendo que estaba vacía. Tres de ellos tenían la cara totalmente descubierta.

“Nos quedamos esperando para desatarnos, les tenés miedo a esos tipos, no sabés qué hacer. Se hizo el silencio y probamos, nos desatamos y empecé a mirar el desastre”, añadió.

Por su parte, Gloria dijo que “recién ahora” está tomando conciencia de lo sucedido. “Me parecía un sueño, una película. Ahora estoy desesperada, me sacaron de la mano la alianza. Le dije: ‘por favor, es el único recuerdo que tengo de mi casamiento‘ y me lo volvió  poner”.

Ambos destacaron que los delincuentes “estaban todos vestidos de negro, y hablaban bien”. Se llevaron alhajas de mucho valor sentimental para la familia y dos celulares. “El poco dinero que teníamos ni lo llevaron. La policía nos dijo que podía ser un error y que creían que no había nadie”, relató la señora.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *