Indignación por matanza indiscriminada de nutrias

Indignación por matanza indiscriminada de nutrias. Durante los últimos días se viralizó la imagen de un esperancino presumiendo el resultado de una lamentable jornada

El guardafauna Juan Martín Mastropaolo señaló que el hecho es indignante, no sólo para quienes no disfrutan de este tipo de actividades, sino incluso para otro “cazadores que hacen las cosas bien y después pagan el pato por estas actitudes de matanzas sin necesidad”.

Mastropaolo señaló que en el departamento La Capital “no está abierta ningún tipo de temporada de caza porque es cerrojo, es un lugar donde se crían especies”.

Y que además, “no se puede cazar de noche con luz artificial; eso está totalmente prohibido y menos con un arma como la de la foto, que tira un proyectil a más de 500 metros. De noche puede haber gente pescando o cazando del otro lado o vacunos y le podés pegar un tiro sin darte cuenta”.

El guardafauna también explicó que “en esta época, la mayoría (de las hembras de esa especie) está preñada; el desastre se multiplica por la cantidad de crías que tiene”.

En cuanto a la especie, dijo que “le decimos nutria, pero el coipo es un roedor. Es comestible, pero lo cazan más por el cuero, ni siquiera comen la carne. Muchas veces tiran la carne al río y eso duele más porque ni siquera lo aprovechan para el consumo”.

Más controles

Mastropaolo explicó que la única forma de que esto no suceda es aumentando los controles. “No se hacen como deberían hacerse. No se si es por presupuesto o por alguna situación. Es difícil controlar de noche a alguien que anda a los tiros. Tiene que actuar la guardia rural, prefectura o la policía, porque pone en riesgo a la población. Hay gente que a lo mejor está de campamento y le pasa una bala que tiraron a mil metros”, dijo.

“Si podes cazar una para comer y estás necesitado, es entendible. Uno tiene criterio, pero a esa matanza por diversión yo no le encuentro el chiste. Espero que dejen de jugar con los animales que es lo que más me preocupa”, aseguró.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *