Ola de frío en Esperanza: consejos para evitar riesgos

Ola de frío en Esperanza: consejos para evitar riesgos. Ante la ola de frío polar que atraviesa nuestra región desde este martes, la Junta Municipal de Defensa Civil insta a los vecinos a tener especial cuidado tanto en el hogar como en su cuidado personal.

Desde la Junta Municipal de Defensa Civil piden especial cuidado con la calefacción. Es importante usar calefactores que estén homologados, mantenerlos al menos a un metro de distancia de artículos inflamables y hacer una revisión antes de su uso. Las utilizaciones de métodos poco seguros de calefacción pueden provocar una intoxicación por monóxido de carbono o incluso provocar incendios.

¿Qué es el monóxido de carbono?

Es un gas inodoro, incoloro, insípido y no irritante que se produce por la mala combustión del gas natural, la leña, el carbón o la nafta y que en altas concentraciones su inhalación puede generar la muerte.

Además, se recomienda:

  • Evitar el uso de braseros o estufas a querosén para calefaccionarse.
  • Si no puede evitarlo, recuerde apagarlas y retirarlas del ambiente, antes de acostarse.
  • Es preferible abrigarse con más ropa.
  • Una vez por año hacer revisar, por un gasista matriculado, todo tipo de estufas, catalíticas, pantallas infrarrojas y salidas al exterior de calefones, termotanques y calefactores de tiro balanceado.
  • Verificar que no estén obstruidos los conductores o rejillas de ventilación.
  • Es fundamental contar con un espacio por el que circule y se renueve el aire. Puede salvar una vida.
  • Nunca usar hornallas y/o el horno para calefaccionarse.
  • Nunca dormir con las estufas encendidas.
  • Recordar que está prohibido el uso de cualquier artefacto que no sea de tiro balanceado en dormitorios y baños.

Síntomas de intoxicación

Dolor de cabeza, náuseas y vómitos, mareos, debilidad, cansancio y/o pérdida de conocimiento.

Qué hacer

  • Retirar a las personas que se encuentran en el lugar contaminado.
  • Ventilar el ambiente abriendo puertas y ventanas.
  • En todos los casos, concurrir al centro de salud más cercano, el tratamiento adecuado evita complicaciones y secuelas que pueden aparecer varias semanas después.

Salud

Aumentar la ingesta de alimentos proteicos y carbohidratos, que ayudarán a las personas mayores a mantener el calor corporal. También es recomendable aumentar la ingesta de cítricos que son ricos en vitamina C y que refuerzan las defensas.

Salir de casa durante las horas de luz, cuando la visibilidad es alta y la temperatura ambiental más suave.

Lavar las manos a menudo con agua y jabón, así como cubrirse la boca y la nariz con un pañuelo de papel al toser o estornudar para evitar contagio de enfermedades respiratorias que aumentan, sobre todo, en personas mayores.

Adaptar la indumentaria al invierno: abrigar los pies, la garganta y la cabeza (por esta última se escapa una cuarta parte del calor corporal) y vestir con varias capas de ropa fina ya que, forma cámaras de aire aislante entre ellas.

Evitar los cambios bruscos de temperatura: en el hogar es recomendable ir convenientemente abrigado y tener la calefacción entre los 18 y los 20 grados para evitar cambios bruscos de temperatura cuando se sale a la calle.

Mantenerse activo: debido a las bajas temperaturas puede costar más salir de casa. Es recomendable realizar tareas domésticas, practicas “hobbies” y actividades de ocio como forma de mantener una actitud positiva y activa, además de conservar un buen estado de ánimo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *