Su hijo necesita una leche especial y los trámites burocráticos retrasan la entrega

Su hijo Máximo, de sólo unos meses de vida, sufre problemas cardiacos. Necesita una leche especial y los trámites retrasan la entrega.

Paulina Walker es mamá de Máximo, un pequeño que a pesar de su corta edad, ya fue operado cinco veces del corazón. Su madre relata los trastornos burocráticos que debe pasar para poder conseguir la leche adecuada para su salud.

Paulina contó que vivió un hecho en el Samco Local que fue “la gota que rebalsó el vaso. Cuando voy al hospital a retirar la leche me dan una que la semana pasada lo mandó a internación a Santa Fe. Me dijo que no había esa leche, y me dicen que tengo que presentar unos papeles”.

La mujer se vio sorprendida ante la situación, ya que nadie le había advertido sobre la necesidad de realizar un trámite burocrático para recibir la ayuda. “Si tengo que presentar un papel por un tarro de leche, ¿por qué no me lo dicen de entrada? Es un enojo constructivo, tendrían que cambiar eso. Si yo tengo un hijo cardiópata y necesita una leche especial, que me digan: ‘Señora este es el formulario que tiene que llenar, hágalo y su leche será dada todos los meses como tiene que ser'”, reclamó.

No puede ser que pierda tanto tiempo por un mísero papel que me lo tenían que dar de entrada

Paulina también mencionó otra situación que pone de relieve los escollos que deben atravesar los ciudadanos que requieren de una ayuda gubernamental. “Representantes de desarrollo social de la provincia estuvieron hablando conmigo dos horas. Dijeron: ‘Bueno, si te ayuda el Municipio, nosotros no podemos hacer nada. No es así, la idea sería, ¿en qúe te ayuda el Municipio y nosotros te vamos a dar una mano de otra manera'”.

“Sé que hay muchos casos más graves, con más necesidades. Ahora que yo lo estoy padeciendo, quiero que la gente se entere para que hagan algo, no sólamente por Máximo, sino por los otros chicos”, agregó.

Angustiada, la mujer aclaró que el pequeño necesitará esa ayuda “de por vida”.

Nidina 1

Máximo sólo puede consumir la Leche Nidina 1, de 0 a 6 meses de edad. “Él la tiene que tomar de por vida, es la única leche”, señaló su mamá.

Paulina aprovechó también para agradecer a toda la gente que le da una mano. “Son muchas cosas que la gente, el pueblo de Esperanza, hizo por Máximo. La Municipalidad en lo que puede ayuda, estamos muy agradecidos. También a Mariela Gatti que fue de las que se sumó y en una semana consiguió nebulizador, tensiómetro, cosas que necesitaba. Hay gente que tiene el poder en conseguir las cosas y no se ha molestado por cosas de protocolo”.

Conocé la historia:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *