Piden que se regule la instalación de grandes comercios en la ciudad

Dueños de pequeños negocios piden que se regule la instalación de grandes comercios en la ciudad. La iniciativa surge ante la posible llegada de una gran cadena de supermercados.

Desde hace unos meses, se maneja la posibilidad de que una sucursal de supermercados Kilgelmann se instale al este de la ciudad. Este hecho puso en alerta a los comerciantes del barrio, que temen por la seguridad de su fuente laboral.

Roberto Martínez, uno de estos comerciantes explicó que circula una nota dirigida a la intendenta municipal, solicitando adherirse a la ley provincial que limita la instalación de grandes comercios según la cantidad de habitantes.

“El petitorio es para que la Municipalidad adhiera a la ley provincial de superficies comerciales, que regula el tema de la superficie de los comercios”, indicó Martínez.

Y agregó: “Viene un comercio de afuera, de gran superficie. El único dueño va a llevarse la ganancia de todo un barrio, esa ganancia deja de circular en la ciudad y se va afuera, con todo lo que eso significa. Supongamos que en un mes ganó 100.000 pesos, dejaron de ganarlo los comerciantes de Esperanza. Eso significa menos trabajo para todos, porque esa plata deja de circular en la ciudad”.

Supongamos que en un mes el supermercado ganó 100.000 pesos, dejaron de ganarlo los comerciantes de Esperanza. Eso significa menos trabajo para todos

Sobre la posibilidad de que el supermercado brinde fuente de trabajo para los vecinos, señaló que en el barrio hay alrededor de 50 negocios, “y le van a dar trabajo a 14 personas”.

Petitorio. La iniciativa circula entre los comerciantes del barrio y, de momento, no hay plazos para acercarse a firmarla. “Tenemos que darle herramientas a la Municipalidad por eso los comerciantes adherimos con la firma para llevar a la intendencia”, indicó Martínez.

Ley provincial

El comerciante podría refiere a la ley 12.069, sancionada en 2002 para regular la actividad supermercadista y proteger a los pequeños y medianos comerciantes de la región. Entre otras cosas, establece un coeficiente entre la superficie del local a abrir y la cantidad de habitantes de la ciudad en la que se instalará.

En una localidad de hasta 25 mil habitantes, 400 metros cuadrados es una gran superficie. En los municipios más grandes, como Rosario, ese límite es de 1.200 metros cuadrados. La norma incluye también limitaciones de otra índole, como las tiendas de descuento.

El caso es que por encima de determinada superficie, el emprendimiento debe ser autorizado por el Ministerio de Producción de la provincia, la cartera que conduce Luis Contigiani.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *