Problemas en el cielo raso del Samco: “El Hospital tiene 158 años y no se arregla de un día para el otro”

Problemas en el cielo raso del Samco. Días atrás se produjo un desprendimiento en el Hospital, y el director explica que no se puede reparar hasta que no esté terminado el retechado

El médico Héctor Soler es el director del Samco Esperanza y brindó detalles sobre los problemas edilicios que enfrenta el hospital. “Se cayó el revoque de un pasillo que es un problema de hace años; no es de ahora, ni de ayer, ni de hoy… Hace rato que se viene desprendiendo el techo, pero todos los arquitectos con los que hablamos dicen que no se puede hacer nada hasta no tener el techo nuevo porque se sigue lloviendo y si hacemos algo es dinero perdido”, detalló.

“Recién hablamos con el estudio de arquitectura y ellos van a picar el revoque para que no se siga cayendo, no hay riesgo de derrumbe pero al tener tanta humedad el revoque se desprende con el tiempo”, lamentó.

Soler también indicó que, al producirse estos desprendimientos en las áreas comunes del hospital “siempre estamos expuestos a que alguien resulte lastimado. Nosotros hacemos lo posible, ya tenemos hablado con la Cooperadora para hacer el cielo raso, pero hasta que no esté el techo no podemos hacerlo porque se sigue lloviendo. Hay que esperar a solucionar el techo”.

Pedimos disculpas, pero hacemos lo que podemos. No es algo que se hace de un día para el otro

“El problema es que esto sucede en los pasillos y la gente circula por ahí. Si los cerramos no hay lugar para circular y el hospital tiene un circuito interno por el que hay que andar sí o sí. No puedo clausurar los pasillos porque queda clausurado el hospital: no se podría ingresar ni a clínica, ni a consultorio ni a maternidad, es imposible”, lamentó Soler.

Además, aclaró que se sacaron los bancos ubicados en estas áreas “para que la gente no se siente ahí porque es un riesgo. Lo siento, pero no van a encontrar bancos en los pasillos hasta que tengamos solucionado el tema del techo”, dijo.

“El techo quizás en un mes y medio ya esté terminado y ya los albañiles van a empezar a trabajar en el revoque. Lo que se cae no es ladrillo, no va a traumatizar a alguien, puede ocasionar algún daño menor, trae molestias y problemas, pero pedimos que sepan comprender que el hospital tiene 158 años y tiene poco mantenimiento. De a poco vamos a ir arreglándolo, pero no se puede hacer de un día para el otro”, concluyó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *