Qué protocolo se sigue antes de decidir resguardar a un menor

Qué protocolo se sigue antes de decidir resguardar a un menor. La secretaria de Promoción Social explicó cómo se trabaja en la ciudad con las familias en conflicto y qué pasos se siguen

En las últimas semanas, un matrimonio esperancino se vio envuelto en una grave denuncia por maltrato a una menor cuya adopción tiene en trámite. El padre asegura que todo es una mentira, pero la niña se encuentra en guarda de la Subsecretaría de Niñez de la provincia.

Leer más: Acusan a matrimonio por maltrato a una menor: “Es totalmente mentira”

Ante esta situación, la secretaria de Desarrollo Social, Romina Toledo, explica cómo se trabaja la ciudad. “El primer nivel, que es la Secretaría de Desarrollo Social, con sus equipos de trabajo hace un seguimiento a las familias en situaciones complejas. A través de denuncias que llegan por el sistema judicial o demandas que se plantean acá en la misma secretaria, comienza una investigación”.

La funcionaria explicó que se charla “con las familias viendo el contexto de los niños o de las personas cuando detectamos algo se empieza a trabajar para que modifiquen algunas actitudes. Hablamos de que a veces los niñ@s están todo el día en la calle, a cualquier hora. Se los ha encontrado a las 2:00 de la mañana, con frío, en una plaza teniendo apenas 4 años; o no se sabe en qué lugar están. Hay situaciones de violencia, dificultades para poder constituirse como familia, lo que expone los niñ@s”, explicó.

“Hay un proceso, que es largo, de muchos años, de trabajo con la familia para acompañarlos y mejorar esa situación. Nosotros tenemos un techo, vamos informando a la Subsecretaria en el caso de que vayamos teniendo casos que son bastante complejos para que ellos vayan teniendo esa información”, señaló.

Qué se hace: “A veces, si la situación tiene que ver con lo económico, vamos buscando la posibilidad de un empleo, acompañando en ordenar los horarios. Si tiene que ver con alimentos, vamos acompañando desde acá para poder proporcionarlos, pero a veces tiene que ver con costumbres, con cuestiones culturales y hay que modificar la forma en que nos movemos o que estamos acostumbrados a vivir”, dijo.

“Cada situación es diferente, hacemos una relación con las escuelas, con las instituciones deportivas para generar un espacio de contención al niñ@, también se trabaja con las iglesias, depende cuáles son las instituciones que lo rodean. En base  a eso, todos vamos trabajando. La Municipalidad no trabaja sola, siempre lo hace con Salud y Educación”, aclaró.

En ese sentido, enfatizó que “mucho de lo que sabe se sabe a través de Salud, que tiene la posibilidad de ver mucho más. Podemos ver si se cumplen con las vacunas, las atenciones, si hay caso de desnutrición o si hay situaciones de abuso. Acompañamos entre todas las instituciones”.

“En los casos muy complejos, trabajamos con la Subsecretaria de la Niñez, y la idea es que tanto Educación, Promoción Social y Salud brindamos información a través de un informe. Ellos tienen personal en Esperanza, la idea es generar toda una red de trabajo para evitar que haya una medida, que es la de poner a resguardo a los niñ@s en un lugar fuera del contexto que es donde estaba siendo violentado”, explicó.

“En el 99.9 por ciento de los casos no seguimos teniendo contacto. Más allá de que a veces solicitamos información para ver si podemos dar una mano en algo o ayudar cuando se toman las medidas excepcionales, ellos deciden poner a resguardo al menor en otras familias o instituciones. Nosotros ni siquiera tenemos información del lugar en que se encuentran”, concluyó la secretaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *