Avanza el retechado en el Palacio Stoessel

Avanza el retechado en el Palacio Stoessel. El secretario de gobierno brinda detalles de cómo se encuentran las obras en el Palacio Stoessel.

El pasado 4 de diciembre comenzaron las obras en el histórico Palacio Stoessel, trabajos que están a cargo de la empresa rafaelina Trulli. “Arrancó con la primera etapa que es toda la remoción de las tejas para su restauración para volver a colocarlas. Lo que está generando ahora es la estructura metálica que va sobre el techo existente”, indicó el secretario de Gobierno, Alfonso Gómez.

Leer más: Tras años de abandono, comenzaron las obras en el Palacio Stoessel

“Las tejas ahora se están poniendo en valor, algunas que se van a tener que comprar para cumplimentar. Se van a utilizar para la fachada”, mientras que “la contrafachada que establece el proyecto aprobado por la Comisión de Patrimonio es hacer un cerramiento con vidrio para generar un espacio utilizable para el público”, añadió.

El funcionario señaló que también “se procedió a la remoción del ojo de buey y de la reja tradicional que estaban en el techo. Para eso se llama a concurso para su restauración“. Las obras en el techo también incluyen “la limpieza de todas las especies que crecieron en el lugar y dañan la mampostería”.

Gómez recordó que esta “es una obra de 1.540.000 pesos y está previsto que en 60 días esté finalizada. Esperamos que el clima acompañe, se pueda realizar y no tengamos ningún impedimento”.

“Esto no termina ahí; es una primera etapa que nos permite pensar en la puesta en valor de la balaustrada, aberturas y arreglos de fachada. Estamos en un proceso sostenido, es lento porque requiere trabajos artesanales todo lo que es la restauración pero avanza y apunta a preservar el edificio y su puesta en valor”, explicó.

Fondos. Gómez detalló que se presentarán proyectos ante el gobierno Nacional y también ante la provincia. “Vamos presentar proyectos para conseguir fondos a los fines de poner el edificio en valor” y recordó que a lo largo de su historia, el Palacio albergó un sanatorio, al banco Nación; a lo que se suma toda la historia familiar. “En uno de los pocos que quedan en la ciudad. Los esperancinos debemos restaurarlo para que no pase lo que pasa hoy con el Palacio Lehmann, que no podemos disfrutarlo como ciudad. Era emblemático y por no tomar medidas se perdió”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *