Durante el cumpleaños de 15 de su hija, robaron su casa y al final la fiesta, los golpearon

Vecino indignado. En la madrugada del domingo, y mientras disfrutaban del cumpleaños de su hija, robaron su casa y lo golpearon, a él, a sus hijos y a los amigos. Debió intervenir la Policía y utilizó balas de goma para interceder.

Un vecino sufrió el robo en su vivienda mientras festejaba el 15 años de su hija. Cuando se dirigía a su casa luego de la fiesta, un grupo de jóvenes atacó con botellas de vidrio y golpes a su hijo y a los amigos del mismo.

Juan Carlos Schneider narró lo sucedido a Play Televisión. “Esta odisea arrancó el día domingo a las 4.00 de la mañana. Estábamos festejando el cumpleaños de 15 de nuestra hija en el Club Mitre. Me llama mi mamá que había pasado frente de mi casa y había visto la puerta abierta. Salí de la fiesta y me vine. Cuando llegué, vi que estaba la ventana abierta, vi que había pisadas, barro en la ventana, miré más o menos, estaba el tele, las cosas normales pero era un despiole la casa porque por el cumpleaños todos se cambiaron y había ropa por todos lados”, explicó.

El hombre aseguró que cerró su casa y retornó a la fiesta. “A las 5:00 cuando terminó la fiesta había mucha gente afuera que no tenía nada que ver con la fiesta. Estaban en la calle y en la vereda del salón. Llamamos a la Policía para que fueran y empiecen a desalojar, hablamos con uno de apellido Ríos. Le dijimos hay personas que están buscando lío. A uno de los invitados lo habían amenazado con que le iban a pegar, así que lo llevé en la camioneta”.

Pero el hombre no imaginó lo que sucedería después. Su hijo y sus amigos subieron a la parte trasera (descubierta) de la camioneta y salieron del lugar donde se realizaba el festejo. “Cuando salimos de Mitre estaban todos parados en la calle, venían desde atrás insultando a los chicos. El chico al que le querían pegar iba dentro de la camioneta”.

La situación se salió de control unas cuadras después, cuando Schneider frenó su camioneta en calle General Paz. “Paro en la esquina para esperar al otro padre que llevaba a los chicos y se me acercó uno de los que nada tenía que ver con la fiesta y que le dicen menores. Rompió una botella en la camioneta y le tiró el pico a uno de los chicos que estaba atrás y le produjo un corte. Me bajo porque atrás estaba mi hijo”.

El hombre aseguró que llegó a alcanzar al responsable del ataque, pero que cuando lo hizo, otros jóvenes de entre 17 y 18 años comenzaron a golpearlo. “Vinieron pibes de 17, 18 años, menores no. Son sanguinarios, son criminales porque romper un pico de botella y tirárselo en la cara a otra persona y que queden en libertad me parece que no va”, contó horrorizado.

Schneider relató que los jóvenes incluso usaron cadenas de candado para golpear su camioneta. En el medio de la pelea, su mujer (que se encuentra embarazada) y su hija trataron de intervenir.

La impunidad de tener 17 o 18 años te permite hacer cualquier destrozo y no ir preso. Mientras vos estás haciendo todas las denuncias los pibes entraron y salieron porque los padres los fueron a buscar

Schneider aseguró que a pesar de tener a “un chico con la frente cortada, ensangrentado, yo todo golpeado, la Policía no hizo nada. Tiró un par de tiros al aire, creo que a alguien le pegaron con bala de goma,… algo tenían que hacer. Te puedo asegurar que de 15 o 20 personas que me mataron a trompadas no sé si habrá alguno detenido”, lamentó.

Indignado

El vecino se manifestó muy molesto por la falta de seguridad y toda la situación vivida luego de la fiesta de cumpleaños. “Yo quiero saber quién me cuida, estoy podrido de pagar todo dos veces. Pago mis impuestos para tener educación, salud, seguridad y cuando pago seguridad no la tengo, contrato personal privado y mi fiesta fue un éxito. Saldo a la calle y me matan a patadas”.

Venimos todos golpeados, ensangrentado, mal. Llegamos a mi casa y constatamos de que nos entraron a robar, una madrugada negra. Se llevaron el celular de mi hija y se llevaron 10 mil pesos en efecto

Schneider aseguró que el robo quedó registrado en las cámaras de seguridad. “Encontramos que la 1:50 horas dos motos con tres personas se descolgaron enfrente de mi casa. Una moto se fue a la esquina, la otro moto a la otra esquina y uno ingresó. Bien armadito, bien inteligente, uno hace una campana, el otro la otra. Uno entra y sale”.

Además, el vecino aseguró que en las cámaras se distinguen “las patentes, las personas”. “Hay cuatro horas de grabación y no pasó un comando frente a mi casa, ¡es su trabajo.! Si no tenés cojones para hacer policía, no lo hagas, pero a mi me tienen que cuidar, porque si yo me tengo que cuidar solo esto va a ser un desastre. Le pido a Ana Meiners, concejales, vicegobernador, pónganse a trabajar, cuidennos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *