Robo en vivienda: “Es un sistema de crimen organizado, más grave de lo que uno piensa”

“Es un sistema de crimen organizado”, así lo definió un vecino que sumó a la larga lista de víctimas de robo en la ciudad. Los delincuentes ingresaron por el frente de la casa y se llevaron una importante suma de dinero.

Julián Mingardi, comerciante y vecino de la ciudad, se convirtió en una nueva víctima de los delincuentes. Le entraron a su vivienda con el mismo modus operandi que usaron para ingresar a una propiedad de calle López y Planes al 1300. Barretearon la puerta del frente y tras dar vuelta todo, se llevaron una importante suma de dinero.

“Fuimos víctimas de un robo el lunes 19 de junio. Mi mujer llegó a las 19:30 horas y me llamó porque había algo raro. No quiso entrar por miedo. Cuando entramos vimos que habían dado vuelta la casa”, comenzó relatando.

Tras ver lo sucedido, dieron parte a la Policía. “Después empezás a ver que te dan vuelta todo, que faltan cosas afectivas y se genera una situación bastante de depresión porque te sentís muy vulnerable. Sentís que cualquier persona puede hacer lo que quiera y no pasa nada; esa es la sensación que te queda y no por un día, sino por varios”.

Te sentís muy vulnerable. Sentís que cualquier persona puede hacer lo que quiera y no pasa nada; esa es la sensación que te queda

“Un cambio de vida también. Te cambia la manera de pensar, uno está más alerta, empezás a pensar en la seguridad de otra manera, en las autoridades de otra manera, en todo. Empezás a sentir que la única persona que se puede ayudar a sí mismo es uno, que es difícil que a la sociedad le importe lo que le pasa a cada uno de nosotros, es una sensación rarísima. Soy culpable de no haberme dado cuenta antes cuando le pasó a los demás“, reflexionó.

Mingardi detalló que los delincuentes “ingresaron por adelante, barretearon la puerta, e hicieron de las suyas sabiendo que no había nadie, que no iba a venir nadie”.

Y aseguró: “Es un sistema de crimen organizado, no son los mismos de siempre. Yo lo investigué por cuenta propia. Ya sé quienes son las personas. Vinieron a hacer guarda acá, para que yo no me vaya del negocio, una o dos personas que la siguen a mi esposa cuando sale de mi casa, cuando ven que están con tiempo suficiente como para poder realizar el hecho, porque mi esposa ya había hecho unas cinco cuadras de a pie. Ingresan dos personas que se movilizan en una moto, hacen de las suyas unos 15 minutos y cuando salen descargan los que roban en otro vehiculo con otra persona”.

“Está todo muy organizado, no son los mismos de siempre. Acá siempre se dice que son los mismos, que no se puede hacer nada porque son menores, mentira. las personas que entraron a mi casa probablemente ni siquiera son de la ciudad, en complicidad con gente de la ciudad. Es más grave de lo que uno piensa, por es o el enojo. Por eso uno llega a pensar que si no nos organizamos entre nosotros, como vecinos, esta situación no termina y cada vez va a ser peor”, añadió.

El vecino hizo hincapié en que no se trata de un robo simple. “Yo veo que se le quiere dar la culpa de todo a ciertos chicos delincuentes. Pero no pasa todo por ahí, se aprovecha esa situación para realizar delitos más importantes porque estaban buscando plata grande que no había en realidad. Nosotros manejamos un caudal siempre con bancos y proveedores”.

También mencionó una situación extraña de la que no se percató en su momento. “Unas personas estuvieron trabajando en mi casa una semana antes. Se me pasó por alto que es muy importante esa situación. Ingresaron a mi casa sin que yo sepa, anduvieron por arriba del techo sin que yo sepa, vieron que no tenía alarma ni cámaras, en ese momento. Hoy ya tengo todo, lamentablemente”.

Ayudarnos entre vecinos

Mingardi insistió en la importancia de ayudarnos entre vecinos. “Yo ya sé quienes son, pero soy un ciudadano normal y no puedo hacer nada. Son mayores de edad, gente que si la ves en la calle ni te imaginas que son delincuentes. Creo que es algo más importante de lo que piensa la ciudad, no es una situación incontrolable de los chicos. Si no nos organizamos, si todos no hacemos un poco, esto va a seguir y probablemente estén buscando gente que trabaja con dinero, con mercadería o con cosas importantes de valor”.

“Desde el día que me robaron empecé a atar cabos. No podía dormir hasta que no tuviera una idea de quién entró en mi casa. empecé a ver para atrás, y entré a indagar las cámaras que siempre hay en todos lados. Toda la gente con la que hablé estuvo muy predispuesta, domicilios particulares, gente que tiene comercio, la PDI me ayudó y me está ayudando un montón con una predisposición total y se llegó a algo. Vamos a ver cómo sigue y ojalá sirva para que no le pase a otro, para desentrañar esta organización y que se tengan que ir de la ciudad“, agregó.

Finalmente, señaló que tras el robo, “la sensación ya no es bronca sino un cambio total de vida. Tanto en la manera de pensar, como uno se mueve diariamente. Estás más alerta, invertís en seguridad, porque cuando te pasa te ves vulnerable por todos lados. Pensas que te pueden entrar por cualquier lado en cualquier momento del día y fuimos a reforzar todo eso”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *