Lo hirieron para robarle el celular en la zona del Parque de la Agricultura

Lo hirieron para robarle el celular. Ocurrió pasadas en los alrededores del Parque de la Agricultura. Un vecino denuncia lo que le sucedió cuando dos chicos lo lastimaron con un arma blanca intentando quitarle el celular

Este martes, entre las 22:30 y 23:30 horas, Pablo Yossen salió a caminar y se vio sorprendido por una situación tan inesperada como lamentable. “Anoche salí a caminar por la zona cerca de la Iglesia de San Cayetano, antes de llegar hay una curvita. Iba caminando, sentí una moto que venía pero no le presté atención hasta que uno me dice ‘dame todo‘. Era un pibe y le pego. Cuando me agarra el teléfono, se levanta y se van”, comenzó contando.

Yossen aseguró que el delincuente “tenía algo. Yo no sé si era una navaja, un fierrito o cualquier cosa. ¿Mirá si era una navaja? Hice lo que no tenía que hacer, no fui al hospital, me curé yo solo. Está mal”

Si bien el vecino aseguró que no pudo ver las caras de los jóvenes, sí puedo observar que “eran pibes y la moto era chiquita, de esas 110. Uno se bajó y el otro quedó arriba de la moto. No me pudo sacar nada, porque cuando me tira el auricular el teléfono se me cae y se me raja”, lamentó.

“Hace poco que vivo acá y nunca pasa nada. Es como que uno protesta, protesta y nunca pasa nada. En el Parque se ven muchos chicos, uno grande se puede defender, ¿pero un pibe? Yo tengo un hijo chico y ahora no lo dejo ir al parque porque no sé lo que le puede pasar”, agregó.

Y a estos pibitos que andan boyando, no los para nadie porque son menores, pero ya cansan. Se pasan de la raya

Precaución

Yossen manifestó su preocupación por los jóvenes que suelen ir a pasar tiempo en el Parque, un lugar que los esperancinos queremos disfrutar. “Los chicos andan a la noche solos, yo estoy en la vereda y los veo dando vueltas y después pasan las cosas que pasan. Ya no es como antes, nosotros íbamos a la plaza y nos hacíamos los galanes fumando. Ahora cambió todo, está jodido”.

“Esperanza es chico, nos conocemos todos. Para mí esos pibes no eran de acá. Yo no hice la denuncia, sé que ahora es un trastorno. Esto es un alerta para los padres. Los chicos andan en la calle, van a la escuela lejos”, añadió.

Finalmente, el hombre mencionó el problema de la minoridad. “Yo vivo laburando y la Policía me paró un montón de veces en la calle por mi aspecto. Y a estos pibitos que andan boyando, no los para nadie porque son menores, pero ya cansan. Se pasan de la raya. Ojalá que no pase a mayores”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *