Simulacro de evacuación en la Escuela N° 2027 José Manuel Estrada

Alumnos, docentes y bomberos voluntarios de la ciudad realizaron un simulacro de evacuación en la Escuela N° 2027 José Manuel Estrada. Detalles del plan

Sonia Gainor y Juan Potoliccio explicaron los detalles del simulacro de evacuación que realizó toda la comunidad de la Escuela N° 2027 José Manuel Estrada. “Esta semana se hicieron dos simulacros, los chicos están muy contentos, no lo habían visto, ni vivido en otro momento. Se dan cuenta cómo se pueden cuidar entre ellos y salir de un siniestro en forma exitosa“, detalló con alegría Gainor.

Leer más: Amenazas de bombas > Las escuelas de Esperanza explican los protocolos de seguridad que aplican

Por su parte, Potoliccio explicó que el objeto no fue sólo hacer un plan de evacuación, “sino crear conciencia. Teníamos chicos de 17 y 18 años que nunca habían estado en un simulacro de evacuación; eso en otro país ni lo creen”, aseguró.

“Lo primero era crear conciencia”, añadió Potoliccio y dijo que los chicos de cuarto año trabajaron en forma conjunta con el Centro de Estudiantes y los docentes para crear el plan y capacitar al alumnado. “Esta semana hicimos la primera prueba. Los simulacros se hacen para tomar agilidad, conocer y por sobre todo, para ver qué errores podemos tener“.

Sobre el resultado del plan de evacuación, aseguró que “tanto a la mañana como a la tarde, salieron muy muy bien, se evacuó y se aseguró todo el edificio en dos minutos. Incluso se hizo la prueba, sin que nadie lo sepa, de dejar un alumno dentro y fue detectado rápidamente”.

En qué consistió el simulacro

En nuestro país, los simulacros no son obligatorios y no se realizan en la mayoría de las empresas e instituciones, tanto públicas como privadas; a pesar de la gran importancia que tienen. Sin embargo, en nuestra ciudad las instituciones educativas trabajan para cambiar esta situación y trabajan en conjunto con el alumnado, concientizándolos y enseñándoles.

Potoliccio explicó que el simulacro comienza con la colocación de una bengala, en un lugar desconocido por la comunidad educativa, que simula un siniestro. El alumno que lo ve, da la alarma avisando a preceptoria y se hace sonar una alarma que activa todo el mecanismo que llamamos plan de evacuación.

A partir de entonces, cada uno tendrá un rol que cumplir. “Cada curso tiene su ruta de escape, se prioriza el desplazamiento vertical por sobre el horizontal; es decir que tiene prioridad el que baja la escalera. Hay chicos ya designados que cortan el tránsito, otros que dirigen el movimiento dentro de la escuela y otros que se colocan en el descenso de la escalera por si alguno se cae o hay algún inconveniente”, detalló.

“Contamos con la inestimable colaboración de los bomberos que vienen, ayudan y disfrutan tanto como nosotros de esta práctica”, concluyó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *