Esperanza Solidaria: Contamos con tu ayuda para cumplir una nueva Misión al Impenetrable

La Misión al Impenetrable 2016 está en marcha. Anoche en el programa Ahora que lo Pienso, Juan Escudero contó secretos del monte chaqueño y apeló a la solidaridad de la comunidad esperancina.

Nuevamente, Juan Escudero y su equipo de colaboradores comenzaron a trabajar arduamente para poder realizar la Misión al Impenetrable; una de las campañas solidarias más importantes del país. Anoche, en la pantalla de Play Televisión, Juan señaló que “es muy difícil hablar sobre la historia de los aborígenes, que han sido maltratados y olvidados durante siglos, hasta hoy, sino no estaríamos haciendo esta misión”.

En cuanto a las comunidades que habitan en el monte chaqueño, Escudero comentó que “el pueblo Toba es más sociable, se da más, tiene mejor charla, siempre cuenta cómo es su familia; y no se lleva con el pueblo Wichí, que está totalmente alejado de la sociedad y sigue siendo muy rebelde contra el criollo, que para ellos son quienes los castigaron siempre”.

“La gente creen que al vivir dentro del monte, estas comunidades tienen hechiceros o un cacique, pero eso se terminó hace muchos años, no existe más, es una historia que se cuenta en las películas”

Alejadas unas de otras, estas comunidades sobreviven en el monte gracias a sus conocimientos ancestrales, que les permiten cazar y recolectar alimentos, además de realizar artesanías con las plantas que encuentran en el lugar: “Si  vos te trasladas al monte para ver cómo se vive, tenes que vivir del monte; no sabés cazar, no sabés qué animal se puede comer, ¿cómo harías una artesanía, irías a un negocio a comprar telas, hilos, agujas? Eso no existe”, detalló Escudero.

“Ellos nos preparan un regalo, que todo lo que nos pueden dar, o nos dan algo que cazaron”

Juan señaló que si bien ellos tienen ese conocimiento, nadie los ayuda enseñándoles a cultivar sus propias plantas o proveyéndolos de tierras fértiles y no como en el monte. “Ellos pueden hacer lo que quieras, bolsas, canastos, sólo con lo que tienen alrededor, es la cultura que les quedó”.

“Es penoso que los pocos aborígenes que quedan se estén muriendo, no los atiende nadie, se enferman y se mueren, no hay comida, no hay leche, Los pequeños dispensarios luchan al igual que las maestras rurales. Cuesta mucho trasmitir todo eso”, aseguró Escudero.

Nos ayudan los que menos tienen

“Cada vez que prendemos el televisor vemos mesas llenas de dólares y nosotros estamos rascando a los pobres para que nos ayuden. Siempre armamos la campaña con los que menos tienen para poder llegar a ese viaje”, aseguró con dureza.

“Cada año me cuesta más, porque veo la hipocresía de la gente, nos conocemos todos porque somos muy poquitos. A mi me cuesta venir acá y pedirle a la gente”.

Escudero recordó que “hay muchas misiones al impenetrable, hay mucha gente que se ocupa de esto, pero no se animan a quedarse dos, tres o siete días en el monte para poder ir rancho por rancho y que les llegue a todos”.

Tu colaboración, por más mínima que sea, es sumamente importante. “Dos, tres, diez, o cien pesos, todo suma y podemos comprar cantidad de alimentos que permite que estas decenas de familias coman un año entero”, concluyó Juan.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *