Juego Clandestino: El Subjefe de Policía dijo que cobró coimas porque hacía “inteligencia”

Subjefe de Policía dijo que cobró coimas porque hacía “inteligencia”. Así se excusó Dante Giménez esta mañana en la audiencia de prisión preventiva en tribunales. El juez Falkenberg no creyó la versión y ordenó que permanezca detenido por sesenta días.

“Yo sabía lo que estaba haciendo”, dijo Dante Marcelo Giménez, quien hasta la semana pasada se desempeñaba como Subjefe de la Unidad Regional XI. Según el policía de alto rango y exagente de la Policía de Investigaciones (PDI) de Rafaela, las coimas cobradas a distintos comerciantes de locales abocados al juego clandestino se efectuaron ya que realizaba una investigación para desbaratar la actividad ilícita.

“Yo únicamente necesitaba lugar, monto y fecha para luego llevarle la investigación a la doctora Urquiza (fiscal)”, dijo en una acalorada y extensa audiencia que duró poco más de tres horas y media.

Giménez, que durante la audiencia imputativa del pasado sábado no prestó declaración, explicó este miércoles ante el juez Nicolás Falkenberg, que cuando se hizo cargo de la subjefatura de la URXI en abril, tomó la iniciativa de investigar el juego clandestino en  Esperanza y la región. Por lo tanto, inició ciertas tareas de inteligencia con el otro agente policial, Aldo Wettstein, quien se desempeñaba como numerario de la unidad y que además oficiaba como cocinero de la dependencia.

Yo sabía lo que estaba haciendo, en todo momento me dediqué a combatir el delito

“Yo sabía lo que estaba haciendo, en todo momento me dediqué a combatir el delito”, explicó el exjefe pasado a disponibilidad. Su declaración se dio en el marco de la audiencia de prisión preventiva donde además debatieron su libertad otros tres imputados: el mismo Wettstein y los comerciantes Carlos Alfredo Trod y José María Sanchez, que explotaban el local “La Palmera” ubicado en el cruce de Rutas 70 y 6. Los tres fueron beneficiados con la excarcelación tras el pago de una fianza de $500.000.

Los expedientes

El exsubjefe fue acusado por las fiscales Mariela Jiménez y María Laura Urquiza de haber sido quien por medio de un intermediario -Wettstein- cobró en al menos en seis oportunidades montos de dinero provenientes de los locales La Palmera, Jockey Club y el club de bochas Belgrano.

Durante la audiencia, las funcionarias del Ministerio Público de la Acusación expusieron una serie de escuchas telefónicas donde aparecía el mismo Giménez como así también los otros coimputados en la causa que investiga el delito de explotación, administración, operación u organización de juegos de azar sin la autorización correspondiente de la autoridad competente.

“Me llamó el Turco -por Trod-, mañana me entrega el expediente ja ja ja”, fue una de las escuchas que expuso la fiscal Jiménez. Esa conversación se dio luego de que Wettstein llame al Subjefe para informarle que el comerciante de La Palmera había aceptado abonar $10.000 de manera mensual a la policía.

Las fiscales destacaron además que ese cobro de coimas le garantizaba a los propietarios de locales de juego clandestino no ser investigados. “Estuvieron sosteniendo con su actuar un negocio delictivo”, dijo la fiscal Urquiza.

Eufóricos

A lo largo del debate, los propietarios de La Palmera, Trod y Sánchez, prestaron declaración ante el juez Falknberg. El primero fue Trod quien argumentó que el local funciona desde el 2012 y que antes de que cambie la ley que pena este delito -el 301 bis- de juego clandestino, él nunca había sido investigado.

A su vez, contó que se dirigió a dialogar con el Jefe de la Policía de Investigaciones de Esperanza, Norberto Zimmerman, para indicarle que tenía todo en regla y no ofrecerle dinero para no ser investigado, tal como se indicó desde el inicio de la pesquisa judicial. “Yo fui a ver al señor Zimmermann con el fin de demostrarle que estábamos en regla”, dijo el comerciante de La Palmera. “No me jodan porque yo tengo todos los papeles en regla de la lotería”, expresó.

Por su parte, Sánchez buscó desvincularse de la escena delictiva tras indicar que ninguna de las maquinas instaladas en La Palmera tenían instalado el sistema de pago. “Estas maquinas hacen que la gente juegue por crédito”, sostuvo.

Prisión preventiva y fianzas

Culminado el debate después de tres horas y media, el juez Falkenberg analizó los detalles del caso y determinó que tanto Sánchez y Trod sean beneficiados con la libertad mediante el pago de una fianza por $500.000. La misma decisión tomó el magistrado con Wettstein, quien fue calificado como participe necesario.

Por último Falkenberg ordenó que el Giménez sea trasladado hacia un establecimiento del Servicio Penitenciario de manera preventiva. En tanto, le puso un plazo de sesenta días a la Fiscalía para que presente la acusación para ir a juicio.

Imputados abreviados

A la excarcelación de Sánchez y Trod en la jornada de hoy se sumaron las de Miguel Ángel y Jeremías Drigatti, quien fueron liberados tras prestar declaración en otra audiencia ante el juez Héctor Candioti. En sus dichos los mismos sindicaron a Wettstein como quien se acercó su local, el Jockey Club, para solicitarles dinero a cambio de no ser investigados. “La Policía pedía para dejarnos trabajar”, expresó Drigatti padre.

Los dos imputados acordaron hacerse cargo del delito y en los próximos días firmarán un juicio abreviado por tres años de condena de manera condicional.

Por último, quien también se hizo cargo de los hechos fue Ramón Kostelac, acusado de ofrecer el Club de Bochas Belgrano, para efectuar apuestas clandestinas. El mismo también explicó que firmará un juicio abreviado por tres años de condena.

Fuente: Diario Uno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *