Tapados en viruta: Vecinos de una carpintería vuelven a denunciar el mal accionar de la fábrica

Tapados en viruta. Vecinos de una carpintería de zona suroeste denuncian una vez que sufren los desperdicios de la fábrica lindera

Se trata de la carpintería ubicada en calle Janssen al 1300, cuyos vecinos ya han tenido problemas anteriores por las emanaciones de polvo y viruta. Esta vez, una vecina explicó que “de pronto, volaba la viruta sin parar en todo el barrio“, y agregó que “siempre hay polvillo y un ruido constante que no se puede dormir”.

Eso vos lo respiras y es terrible, muy tóxico. Era nieve, parecía que tiraban baldazos de viruta. Llenó todo de viruta, ropa, patio, baño, entró a la casa, pasillos, todo

La mujer señaló que los desperdicios que emana la fábrica son “muy tóxicos. Yo cuido a una abuela de edad avanzada y le hace mucho mal. Es la primera vez que veo algo así; siempre hubo polvillo que hace mal a la garganta a los bronquios”.

Y aunque explicó que el problema “del polvillo es todos los días”, también aclaró que en el barrio no les “molesta que la gente trabaje, pero perjudica la salud de todos, se nos cierra la garganta, y provoca tos, pica, arde la nariz”.

Sin respuesta

Otro vecino de la fábrica explicó que no es la primera vez que sufren este tipo de situaciones, y que a pesar de los reclamos, no han obtenido respuestas. “Es el eterno problema que tenemos hace cuatro o cinco años ya. Nunca nos dieron una solución. Cada tanto pasan estas cosas, nos inunda de polvillo todas las casas, no sé cuál será el problema”.

El hombre indicó que los desperdicios de la carpintería “llenan los techos, las canaletas, todo… y cuando más o menos se limpia, vuelve a salir esa viruta”.

es imposible vivir así y seguimos con el eterno ruido insoportable. De la Municipalidad nunca más tuvimos respuesta

Es terrible, uno ya no sabe a quién recurrir por eso lo publico en las redes sociales, a ver si de una vez por todas le dan una solución a este problema

El vecino también aseguró que el dueño de la fábrica “nunca jamás se acercó, no hay diálogo. Yo lo publiqué en internet y después vi que al rato lo solucionaron al problema. La última vez fue hace dos meses, pero ayer, por el viento lo tiró hacia el otro lado. Eso que pasó ayer fue viruta, pero el polvillo es continuo y lo estamos respirando todos los días, no se ve como la viruta pero lo respiramos siempre”.

En cuanto a los reclamos y denuncias, el hombre explicó que “uno se cansa de ir. Estuvimos dos años peleando por ese tema, estaban pasados de decibeles pero nunca nos dieron una respuesta, jamás”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *