Tráfico de aves en la reserva: “Vienen a llevarse todo lo que puedan agarrar”

Así lo definió Juan Martín Mastropaolo, que denuncia la falta de controles. Pide la colaboración de todos los vecinos para detener el tráfico de aves en al reserva y en toda la zona.

Juan Martín Mastropaolo, guardafauna de nuestra ciudad, intervino en la liberación de aves que fueron atrapadas en la reserva Juan Martín de la Peña de nuestra ciudad. El tráfico de aves en la reserva y en la zona es una lamentable postal que lamentablemente “se repite una y otra vez”, asegura el especialista.

La Reserva de la Universidad Nacional del Litoral se encuentra en la zona de la Escuela Granda y lleva el nombre de Dr Martín de la Peña. Allí, Mastropaolo y agentes del Destacamento La Orilla atraparon in fraganti a gente oriunda de la ciudad de Santa Fe que trataba “de robar nuestras aves para el comercio ilegal“, detalló el guardafauna.

“Yo hace 24 años que estoy y siempre es igual. Lo que me llama la atención es que viene mucha gente de Santa Fe. No solamente los de acá sino que encima tenemos estas visitas que vienen a llevarse todo lo que puedan agarrar“, lamentó Mastropaolo.

El especialista explicó que se trata de “un sitio protegido y al haber monte es donde vive toda esta clase de aves. El lugar es cerrado con monte, con muchas yararás. Nos preocupa que no hay controles y el día que quieran ir a ver, no va a ver nada más. Si los vecinos no me avisan, no tengo forma de enterarme”, aseguró.

Recordemos que están con nidos y pichones. Por cada ave que esta gente agarra, está matando tres o cuatro pichones que quedan en el nido cuya madre no vuelve nunca más

Gracias al alerta de los vecinos, al rápido accionar del guardafauna y a la colaboración de la Policía, “las aves fueron recuperadas y liberadas en el mismo momento, en el mismo lugar. El estrago que hacen en esta época es terrible. Recordemos que están con nidos y pichones, o sea, cada ave que esta gente agarra está matando tres o cuatro pichones que quedan en el nido cuya madre no vuelve nunca más”, denunció Mastropaolo.

Dada la época de cría, el daño ambiental que este tipo de delitos produce ahora “es tres o cuatro veces peor que en otras épocas del año. La persona que hace esto se dedica y vive a esto, no le ves cara de trabajador”.

“Tratamos de cuidar esto para que quede a la ciudad”, aseguró y destacó que mucha gente llama al detectar este tipo de actividades.

“No les puedo fallar”, dijo el guardafauna y agradeció “la destacada colaboración del destacamento La Orilla, porque se están portando de diez, nunca me fallaron, a Ivan Diaz que me acompaña siempre. Hay mucha gente que quiere colaborar. Nos vamos sumando de a poquito. Yo solo no puedo hacer mucho, hago lo elemental que es tratar de que esta gente no vuelva”, agregó.

Finalmente, recordó que el cuidado del medioambiente es un trabajo que debemos hacer “entre todos. Al que le gusta y quiere que los chicos conozcan un pájaro o cualquier animal, tiene que colaborar“.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *