Tragedia de Ruta 70: “Nunca va a cerrar esta herida, y ellos tampoco van a estar bien”

Tragedia de Ruta 70: “Nunca va a cerrar esta herida”. Así lo aseguró, entre lágrimas, la mamá de una de las víctimas, tras conocerse la sentencia para el único imputado en la causa.

Leer más: Condenan a Zago a cuatro años de prisión efectiva por la tragedia de Ruta 70

El pasado viernes 28 de marzo se dio a conocer la sentencia que condena a Marcos Zago a la pena de cuatro años de prisión efectiva por la muerte de los adolescentes Gabriel Moyano, de 17 años; Brenda Rojas, de 16; Irina Amaya, de 14 y Walter Segovia de 17 años

El hecho ocurrió el domingo 20 de enero de 2013 y es una de los peores sucesos viales ocurridos en la zona. Ese día, los cuatro adolescentes fallecieron en un choque producido entre un automóvil Fiat 147 y una camioneta Toyota Hilux ocurrido minutos después de las 6:00 en Ruta 70, a un kilómetro al este del Arco de la Colonización.

En la camioneta viajaban Marcos Zago (22, en ese momento), oriundo de la provincia de Córdoba; y un menor de 17 años domiciliado en Esperanza, Ayrton Reutemann. El Fiat 147, era conducido por Joel Gauna, de 21 años.

El impacto entre ambos rodados fue de una violencia increíble. Tras el encontronazo, los vehículos se arrastraron varios metros arrancando de cuajo una columna del alumbrado público. Los ocupantes del automóvil perdieron su vida.

Hoy, la mamá de una de las víctimas dialogó con Play Televisión y se mostró sumamente conmovida por la situación. Sin poder contener las lágrimas, dijo que “todo vuelve, porque ves imágenes del accidente y no lo podés superar. Todo se remueve y vuelve otra vez. Son seis años que nunca terminan de pasar“.

Mari Molina dijo que su hija “hace años que está donde no quiere estar, no me hace bien que una criatura vaya a la cárcel porque él también tiene vida. Él no salió a matar a mi hija y ella no salió a morir

“Hace seis años que todos cargamos con esto y ellos cargan con cuatro muertes en sus espaldas, creo que a ellos también les cuesta. No es fácil ni para mí, ni para ninguna familia”.

También indicó que “fue un accidente, una imprudencia, sólo Dios sabe porqué pasó y mi hija, mi sobrino y sus dos amigos pagaron con la muerte. Ellos van a pagar con la cárcel, esto no es bueno para ninguna de las dos partes”.

Finalmente, aseguró que “nunca va a cerrar esta herida, nunca vamos a estar conformes y ellos tampoco van a estar bien. Como mamá nunca voy a estar conforme. Hace seis años que ella no está conmigo. Es un dolor que nunca se va a terminar”, concluyó.

https://youtu.be/hXMFe-FFHVE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *