Vecino de Trionfini: “No se notaba nada raro, estaba muy tranquilo”

Trionfini: “No se notaba nada raro, estaba muy tranquilo“. Miguel Ángel Almeida fue quien le prestó una pala al femicida. La herramienta fue un elemento clave para encontrar a Agustina.

Una pala de punta terminó siendo un elemento clave para hallar a Agustina. Su dueño, Miguel Angel Almeida, había tenido un diálogo en torno a esta herramienta con Pablo Trionfini, el principal sospechoso de haber asesinado a la menor.

“Era un muy buen amigo, se portaba re bien con nosotros, en ese sentido no puedo decir nada”, aseguró el hombre. En cuanto a la pala, señaló que se la pidió “para ir a sacar lombrices, yo se la presté. Volvió, dejó la pala y me dijo que se había roto, que la tierra estaba muy dura”.

Ahora esa pala está en poder de la policía, que le está realizando peritajes en el marco de la causa en la que se investiga el femicidio. El domingo a las 17:30, Trionfini fue a ver a este vecino. Miguel Ángel lo recibió y le preguntó qué necesitaba. “Una pala para buscar unas lombrices”, fue la respuesta de quien a esa altura -según los datos que se tienen hasta el momento- ya había asesinado a Agustina.

Miguel Ángel explicó que con Trionfini siempre se prestaban cosas, por lo que no tuvo problemas en prestarle su pala de punta. Fue entonces que Trionfini partió con la herramienta, pero lo que le llamó la atención a su vecino fue que el hombre volvió apenas en media hora.

Sin embargo, el vecino explicó que “no se notaba nada raro, estaba muy tranquilo. Normal como siempre. Vivía con la señora y la hija. Nunca vimos una actitud mala de él. Estuvo el domingo a la mañana con nosotros, charlando como siempre”, recordó.

Con el correr de las horas, cuando Agustina no aparecía, a un amigo de Miguel Ángel que conocía esta historia se le ocurrió que esa pala podía ser un elemento de ayuda para la investigación. Así fue que Miguel Ángel llamó a la Policía.

Los investigadores llegaron hasta su casa con un grupo de perros rastreadores, que ya habían estado buscando a la joven. De inmediato, los perros se abalanzaron contra la pala. Poco después, conocimos la tan lamentable noticia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *