Ubicó al delincuente que acababa de robarle y recuperó lo suyo: “No hay que quedarse de brazos cruzados”

Ubicó al delincuente que acababa de robarle y recuperó lo suyo: “No hay que quedarse de brazos cruzados”. Cansado de los robos, un comerciante decidió hacer justicia por mano propia

Un empleado de una empresa que realiza trabajos terciarizados en Ruta 70 se acercó a un corralón ubicado en calle Aufranc al 1100 a comprar una bolsa de pegamento; pero aprovechó la ocasión para sustraer un celular, de apenas dos semanas de uso

Cansado de los robos, el comerciante, se comunicó con la empresa sin relatar lo sucedido, y ubicó al empleado. Se dirigió hasta el lugar donde realizaba tareas, pidió hablar con él, lo apartó y le pidió que devolviera el dispositivo que había robado minutos atrás.

“El celular tiene rastreador, me lo das por las buenas o por las malas. No te mandé de cabeza con la empresa, no vas a tener problema. Sé que fuiste vos”, le dijo sin más.

Ante la confrontación del comerciante, el ladrón decidió devolver lo que se había llevado. “Me hizo cruzar toda la ruta, me llevó hasta la camioneta de la empresa en la que había ido a comprar la bolsa, sacó el celular y me lo dio”, contó la víctima en exclusivo a PLAY TELEVISIÓN.

Pero el asunto no terminó ahí, sino que el ladrón oportunista trató de justificar su accionar: “Disculpame, tengo familia, tengo problemas económicos”, habría dicho. A lo que el comerciante respondió: “Yo tengo cinco familias a mi cargo, tengo problemas económicos y no eché a nadie con esta pandemia; vos tenés la suerte de que tampoco te echaron, tenés que estar contento

Con el intercambio de palabras, los ánimos se alteraron y la situación terminó en un intercambio de golpes. Ante lo sucedido, los compañeros del empleado en cuestión intervinieron, e incluso los capataces, que los separaron y llamaron a la policía.

No hay que quedarse con las manos cruzadas; hay que hacer algo, sino esto es una joda; mínimamente hay que hacer la denuncia”, solicitó.

La situación terminó en sede de Comisaría Primera, donde el comerciante denunció el hecho de robo. El ladrón, golpeado y lastimado, quedó a disposición de la justicia; a la espera de las actuaciones de rigor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *