Familias solidarias: Mujer esperancina brinda la contención de un hogar a niños separados de su familia

Hoy conocemos a Alicia Giusta, quien cobija a niños de muy corta edad cuando la Justicia decide separarlos de su familia biológica porque están en riesgo. Un acto de amor para destacar e imitar.

El Programa Familias Solidarias del Gobierno de la Provincia de Santa Fe, busca brindar atención, protección y cuidados de manera transitoria a niñas, niños y adolescentes que atraviesen una situación que pone en riesgo el ejercicio pleno de sus derechos, a través de ámbitos familiares alternativos que posibiliten su desarrollo pleno.

El objetivo es ofrecer atención y cuidados a niñas, niños y adolescentes cuyos derechos se encuentren vulnerados. Alicia es esperancina y forma parte del programa. Hoy nos contó su increíble historia: “El objetivo es que el niño, durante ese tiempo que fue separado de su familia por la razón que sea, lo pase lo mejor posible, en un ambiente familiar, con contención, con cariño como necesita cualquier niño”, aseguró.

“Tuvimos dos experiencias: una nena de dos años y medio que la tuvimos seis meses; y un nene de dos años, que por suerte lo tuvimos dos meses nomás porque el pudo volver con su familia”, señaló.

La experiencia es hermosa; yo lo único que le puedo decir a la gente es que no tengan miedo, que los niños te dan mucho más de lo que vos le das, son muy inteligentes, no es traumático para ellos. Uno piensa ‘no que va a pasar después, me encariño‘ y obvio que te encariñas, el vínculo se necesita, pero es hermoso para los que nos gustan los chicos haberles dado lo mejor posible durante ese periodo difícil para ellos. Es hermoso y ellos te lo agradecen”, agregó visiblemente conmovida.

Alicia contó cómo los pequeños se integran a la familia: “Es todo positivo, obvio que tengo el apoyo incondicional de mis hijos, yo soy la que tomó la decisión pero tengo el apoyo de ellos. Mi nieto se crió con estos dos chicos, compartían guardería. Tiene tres años y la tiene re clara: los nenes vienen para que los cuidemos y después se van“.

“Él sabe que es así, y lo principal es no mentirle al niño, desde el primer momento vos le decís la verdad y ellos entienden nosotros te estamos cuidando, te queremos. Ellos entienden y te devuelven en creces lo que les das”, explicó.

La mujer también resaltó que no se necesita más que ganas de ayudar para formar parte del programa: “No tengan miedo, no es traumático, te deja muchísimo y hay algo que quiero aclarar: no necesitas vivir con lujos, hay que tener cariño para dar, contención, atención, no es material; yo vivo bien, trabajamos todos, pero no nos sobra nada”.

Por periodo determinado

Las familias solidarias brindan contención a un niño que fue retirado de su núcleo familiar por la Justicia. Alicia explica cómo funciona:”Nosotros somos un eslabón en la cadena, estamos para cuidarlos, después hay otras personas que están para solucionar el problema, ver su situación, si vuelve si no vuelve. Nosotros, como familia, tenemos que confiar en la gente que va a tomar la decisión de su futuro. Nuestra parte ya está hecha, ya sabemos cuando el chico llega que se va a ir, lo que tenemos que tratar es que se vaya lo mejor posible, feliz y siempre decirle la verdad”, reiteró.

“No son nuestros, los estamos cuidando, les estamos dando amor para que este periodo sea lo más agradable posible porque no es fácil retirar a un niño de su familia y llevarlo a alguien que no conoce, con otro estilo de vida, pero cada niño se amolda. Así como ese niño cuando llegó a mi casa se acostumbró, cuando se vaya también se va acostumbrar. Ellos son una esponja, absorben todo y el agradecimiento que te demuestran no tiene precio”, agregó.

“Esos abrazos, esos besos, esas caricias, ese abuela de cariño… porque ellos escuchan a mi nieto que me dice abuela y para los dos fui una abuela. Cuando te lo dice tu nieto sabés que es tu nieto, pero cuando lo escuchas de otro chico es hermoso”, relató muy emocionada.

“Lo único que puedo decir es que es hermoso. No trates con esto de llenar un vacío en tu vida porque cuando el niño se va, el vacío vuelve. Hacelo si estás convencida, si pensás que podés dar más, que podés ayudar y no te condiciones. Yo soy empleada doméstica, no tengo sueldo fijo dependo de las horas que trabajo, pero solamente hay que tener amor para dar y ellos te devuelven con creces lo que les diste”, concluyó Alicia.

Para más información comunicarse al 0-810-444-0175 o escribir al mail familias-solidarias@santafe.gov.ar.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *