Fatal desenlace del caso de una joven desaparecida

Este domingo fue hallado en aguas de la laguna Setúbal un cuerpo que pertenece a Melisa Anahí Gómez, quien era intensamente buscada desde hace 12 días.

Este domingo, algunos minutos antes de las 13, la madre de Melisa Anahí Gómez, de 17 años, fue llevada por autoridades policiales hasta la costa del río en jurisdicción del costero distrito de Alto Verde, y reconoció el cuerpo hallado en el agua como el de su hija desaparecida y con paradero desconocido desde el 16 de agosto. También estuvo presente en el lugar el fiscal de Homicidios del MPA, Pablo Busaniche.

La complexión corpórea de la adolescente, su vestimenta y un piercing en el rostro, no dejaron dudas en la mujer sobre que el cadáver hallado en las aguas era el de su hija. En tanto, la Fiscalía Especial de Homicidios confirmó este lunes su identidad.

“Un primer reconocimiento por parte de los familiares de Melisa en esa instancia entendieron que podría tratarse de la joven, pero atentos al estado de descomposición del cuerpo se tomaron las precauciones del caso para que en la mañana de hoy, previo a realizarse la autopsia, se realice un nuevo reconocimiento donde los padres entienden que se trataría efectivamente de Melisa”, explicó el fiscal de Homicidios del Ministerio Público de la Acusación, Jorge Nessier. No obstante indicó que “por la rigurosidad de la investigación, se ha dispuesto por parte de los médicos forenses y de fiscalía una extracción de muestras para realizar estudios de ADN con los padres”.

Sin rastros

Melisa Anahí Gómez, de 17 años, desapareció el martes 16 de agosto de su casa de Santiago de Chile al 7200, ubicada en el barrio San José de la ciudad de Santa Fe. Sus familiares directos recurrieron a las autoridades policiales y judiciales, adonde hicieron la denuncia de paradero, donde constaba que Melisa se fue de su casa sin su teléfono celular.

El caso fue tomado por la fiscala Yanina Tolosa, del Ministerio Público de la Acusación, emitiendo un comunicado urgente para dar con el paradero de la joven, que inmediatamente fue tomado por los ministerios de Justicia y de Derechos Humanos de la Nación y de la provincia de Santa Fe, con particular ahínco a fuerzas de seguridad federales que controlan los pasos fronterizos, como son la Dirección Nacional de Migraciones, la Gendarmería Nacional Argentina y la Prefectura Naval Argentina.

En la ciudad de Santa Fe, la Policía de Investigaciones (PDI) con sede en la capital provincial, se hizo cargo de la investigación y fueron revisadas cámaras de vigilancia ubicadas en cercanías de barrio San José como así otras de la ciudad de Santa Fe, y también las de la estación terminal de colectivos Manuel Belgrano. Ninguna cámara registró su tránsito.

Fuente: Diario Uno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *